Gerentes y encargados de venta comentaron a El Litoral que las familias gastan “por necesidad” y no “para estar cómodos”. Materiales como el cemento y el ladrillo sufrieron varias fluctuaciones drásticas en los precios y otros fueron elevando el monto paulatinamente.

La crisis económica se sintió en el rubro de la construcción y desde algunos corralones de la capital sostienen que la demanda bajó hasta un 40 por ciento este año. Las familias compran “por necesidad y no por comodidad” y si bien siguen consultando presupuestos por el plan Procrear, este año fue mucho menor al 2015. En general, los materiales subieron alrededor de un 20 por ciento el precio en relación al año pasado.
Este mes sería la época de mayor venta pero en algunos comercios la demanda está estancada y esperan que aumente con el cobro del aguinaldo. Otros aseguraron que “se está notando que están construyendo viviendas públicas y esto ayuda”. 
“Se sintió y se siente la crisis económica. La venta sigue en baja y este año podemos decir que bajó hasta un 40 por ciento en relación al año pasado”, dijo a El Litoral el encargado del corralón Ruta 12, Guillermo Busso.
En cuanto al precio de los materiales, sostuvo que “hoy todo está descontrolado”. “Teníamos la esperanza que este mes repunte la venta pero ahora esperamos que lo haga para diciembre, en este mes normalmente se levanta y se plancha hasta marzo”, dijo.
“Tuvimos meses estancados como en agosto y septiembre que se vendió muy poco. En el mes de julio se vendió más por el cobro de aguinaldo. Los precios fueron cambiando porque el dólar cambio mucho. Se nota que es un año de acomodo”, indicó a este medio el ejecutivo de ventas de Luzzi, Luis Romero.
Por su parte, el gerente de Garro Rubén Palmeiro comentó que si bien este año las ventas “estuvieron bien” la rentabilidad fue mucho menor. “Los precios de todos los materiales subieron, fue una suba progresiva, fue leve pero sostenida”, dijo. 
“El mes de enero es cuando hay mayor venta por el aguinaldo, porque la competencia cierra y porque muchas obras que eran programadas para diciembre (por las fiestas de fin de año) se trasladan para este mes por diferentes motivos”, comentó Palmeiro y agregó que “se nota la reactivación de la obra pública”.

Familias
“La compra que realizan las familias se han comprimido. Hay más refacciones obligatorias, es decir, por necesidad que por comodidad”, relató Busso a este medio. Al respecto, Romero coincidió que “hubo menos ventas” destinadas a los hogares.
Si bien siguen las consultas por el presupuesto para construir mediante el plan Procrear, fue mucho menor a otros años. “En nuestro rubro es un plan muy interesante así como también otros planes como el que está lanzando Invico que es muy parecido al nacional”, indicó Busso y agregó que “la gente busca mucho precio, busca ahorrar hasta centavos y camina mucho”.

Materiales
“Lo que más aumentó fue el cemento, es un producto muy inestable. También sucedió esto con el hierro y el ladrillo que subieron un 20 por ciento el costo en relación al año pasado”, comentó Romero a El Litoral. 
En este sentido relató que “hubo mucha variación de precios y esto tiene que ver con el dólar”. 
Al mismo tiempo, Palmeiro indicó que “el hierro y la chapa tuvo un 2 por ciento de aumento mensual” lo que provocó un aumento paulatino pero elevado. Romero también coincidió que el hierro y la chapa son materiales cuyos precios manejan pocas empresas y que “el cemento tuvo mucha variación en el costo”.

Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios