El Riachuelo se estacionó en 3,70. las calles siguen anegadas. Hay tres centros de evacuados con asistencia municipal y esperan la provincial.

Crece la preocupación en San Luis del Palmar por la crisis hídrica que afecta nuevamente a la localidad a raíz de las intensas lluvias de las últimas semanas y la crecida del Riachuelo. Desde la Dirección de Defensa Civil de la localidad informaron que ya suman más de 50 familias afectadas por las inundaciones en los barrios Inmaculada Concepción, Cruz de los Milagros y Virgen de los Dolores. Según datos oficiales, hay unas 26 familias evacuadas, duplicando el número de autoevacuados. Una vez más se repite la triste historia de hace un año, cuando las viviendas de miles de personas quedaron bajo agua y aún las respuestas oficiales, en obras, se demoran. Ello teniendo en cuenta que las obras hídricas que se vienen realizando desde el Instituto Correntino del Agua y el Ambiente para frenar la crecida del Riachuelo avanza a paso lento y el clima no perdona, echando por tierra la intención oficial de frenar el impacto negativo de las inundaciones. Mientras tanto, los pronósticos son poco alentadores ya que continuarían las lluvias en días venideros; de ser así, se complicaría aún más el crítico panorama. En este contexto, los evacuados son asistidos desde hace 13 días por el Municipio local aguardándose la llegada de asistencia provincial, ya que según el encargado de Defensa Civil de San Luis del Palmar, Luis Correa, “los funcionarios provinciales ya están al tanto de la situación en la localidad y prometieron enviar asistencia en los próximos días si es necesario”, manifestó a NORTE de Corrientes. Las mismas familias que en abril del año pasado perdieron todas sus pertenencias y parte de sus precarias viviendas por la inundación, nuevamente están evacuadas, y aunque la crisis hídrica ahora no se asemeja a la del 2017, el cuadro de situación es similar. “Tenemos habilitados ya tres centros de evacuados: el Salón de Usos Múltiples, el salón cultural y el polideportivo municipal. El último relevamiento da un total de 26 familias evacuadas, sumando unas 96 personas, pero además hay personas autoevacuadas y son alrededor de 25 familias más”, informó Correa. Las familias evacuadas reciben diariamente la asistencia municipal, no así los autoevacuados, señaló el funcionario municipal. En este contexto, desde la Dirección Municipal de la Niñez organizan actividades recreativas para los más pequeños en situación de aislamiento por la inundación. Por otra parte, el jueves una cuadrilla del hospital de San Luis del Palmar realizó un control sanitario en los centros y aguardan el resultado del relevamiento para conocer el estado de salud de los evacuados. Correa detalló: “La última inundación fue más catastrófica, ahora la altura del riacho es de 3,70 en bajante. Por suerte hoy -por ayer- comenzó a bajar, porque venía creciendo 10 cm por día”.s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios