El municipio monitorea los barrios inundados para luego fumigar las viviendas, aunque el agua de las calles demora en escurrir.

dos semanas del inicio de la inundación, la situación en San Luis del Palmar tiende a mejorar, aunque todavía hay agua acumulada en las calles y casas. El Riachuelo continúa en descenso y el Municipio monitorea los barrios inundados con el fin de verificar el estado de situación de las viviendas para el retorno de los damnificados a sus hogares. Tanto es así que Luis Correa, encargado de Defensa Civil de la localidad, comentó a NORTE de Corrientes que “si el buen tiempo acompaña, esta semana las 46 familias evacuadas regresarían a sus hogares, porque el agua comenzó a escurrir pero todavía hay viviendas inundadas”, remarcó. En este contexto, señaló que el Municipio se alista para fumigar las viviendas: “Nosotros estamos monitoreando los barrios inundados, porque si algunas viviendas están en condiciones habitables ya se realizará la fumigación correspondiente para ser habitadas”, resaltó Correa. En la localidad aún hay 46 familias relocalizadas en tres centros de evacuados y en casas de otros familiares. A causa de la crecida del Riachuelo, los barrios Inmaculada Concepción, Cruz de los Milagros y Virgen de los Dolores son los más afectados por la inundación. Por otra parte, Correa se mostró molesto ante las actitudes de algunos funcionarios provinciales, ya que al Municipio no los hace partícipes del avance de las obras del dragado del Riachuelo que viene realizando desde hace varios meses: “Me enteré que hoy -por ayer- estuvo en la localidad el titular del Icaa, Mario Rujana, y se reunió con vecinos del barrio San Cayetano en un domicilio particular. Aparentemente fue para explicarles el avance de las obras del dragado del Riachuelo, pero no entiendo por qué politizan las inundaciones, mientras que se trata de un tema humanitario. Desde el Municipio aún esperamos respuestas del Icaa sobre el proyecto del dragado”. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios