El intendente Irigoyen dijo que “no alcanzan a desaguar los afluentes por la cantidad de agua caída en los últimos tres días”.

Las fuertes precipitaciones que se vienen registrando durante los últimos días en el Sur provincial, afectando desde ayer a toda la provincia, dejó varios barrios de la ciudad de Curuzú Cuatiá bajo agua, siendo esta ciudad correntina la más afectada. Por ello, a raíz de la inundación generada por la intensa lluvia, unas diez familias debieron abandonar sus hogares y fueron evacuadas en el Centro Integrador Comunitario y otras tantas trasladadas a casas de familiares. Desde el primer momento del anegamiento en los barrios curuzucuateños, la Municipalidad asistió a las familias afectadas, incluso con el traslado a los lugares de refugio, tras la intensa lluvia que azota a la ciudad desde hace tres días. Esta situación hídrica tiene en alerta a toda la población por el posible desborde de dos arroyos en la localidad. En este contexto y ante la posibilidad de que se sumen más familias evacuadas, el intendente de Curuzú Cuatiá, José Irigoyen, afirmó: “No alcanzan a desaguar los arroyos por la cantidad de agua caída en los últimos tres días”. Al mismo tiempo resaltó: “Este es el lugar que más llovió en la provincia y nos afectó pero estamos trabajando junto a los vecinos”, enfatizó el jefe comunal. Por otra parte, la intensa lluvia anegó barrios enteros de la ciudad de Mercedes, inclusive el Santuario del Gauchito Gil ubicado en esa localidad quedó bajo agua (ver foto). Al cierre de esta edición persistía el alerta meteorológica para Corrientes, sobre todo para Esquina y Goya, aunque la lluvia azotaba a gran parte de la geografía correntina al caer la tarde de ayer. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios