¿UNA FOTO PREMONITORIA? Camau y Canteros se cruzaron en el escenario mayor del anfiteatro Cocomarola. Posaron para la foto y dieron muestras de que entre ellos hay más diálogo del que trasciende. El tiempo dirá…

Que el Gobernador está nervioso no es un secreto. Que ha perdido la iniciativa, tampoco. Que aún no se sobrepuso a la caída de la Reforma, está claro. Que tiene pocas pulgas, no es un secreto; y que tiene reacciones dominadas por el impulso más que por la razón, nadie desconoce. Ayer fue uno de esos días en que el horno no estaba para bollos. Ya temprano mandó un mensaje, no precisamente en clave, al Vicegobernador, quizás cansado de tantas insinuaciones de que está en lista de espera, apoyado en encuestas que lo ubican como el único exponente de Encuentro por Corrientes (ECO) con posibilidades de dar batalla. Colombi le recordó que no adhirió a Cambiemos, en un rapto de fe macrista impensable hace unos meses de parte del número uno de la Provincia. Los que conocen el paño aseguran que Ricardo sigue subestimando a quien le sigue en la línea sucesoria, más allá de que una vez más Gustavo Canteros recogió el lazo y se acomodó a las circunstancias, aun a disgusto, por la pública reconvención, algo que a nadie le gusta. Los que saben, aseguran que Canteros no comulga con la idea de ir por una banca ni en Diputados, ni en el Senado de la Provincia, ni siquiera en la Cámara de Diputados de la Nación. Lo suyo no sería otra cosa que estar, por si las moscas, a la espera de que al momento de la decisión primen las encuestas, la racionalidad y la propia conveniencia de un Colombi que antes que nada cuida su rancho y el espacio de poder que ha sabido construir dentro del radicalismo. Ni siquiera la Vicegobernación pareciera entusiasmarlo, al menos bajo el paraguas de una alianza gobernante que hoy por hoy lleva claramente las de perder. Canteros es un hombre de suerte. Un audaz en términos políticos, que ha sabido jugar fuerte y siempre ha ganado. Diputado provincial, senador provincial, diputado nacional, Vicegobernador. Se ha preparado toda la vida para ir por la Gobernación y podría creer, encuestas en mano, que este es su momento. Si esto no se da, nadie sabe hacia dónde saltará Canteros. Lo que está claro es que no se dejará ganar por los tiempos, y que jugará, jugará. Están los que hablan de una tercera vía, una alternativa que ya ensayó y con éxito en otras circunstancias, y están los que no descartan una fórmula secundando al taquillero Camau Espínola que hoy lidera los sondeos en todos los escenarios. "Para volver a ser segundo, prefiero serlo de una alternativa ganadora", razonan cerca del Presidente del Senado. Un razonamiento lógico para quien ha construido su poder con los pies sobre la tierra.   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios