8 de agosto de 2015

Arroceros correntinos, entre la incertidumbre y la esperanza

Esta semana se realizó la XIII Jornadas de Arroz 2015. El tradicional encuentro estuvo afectado por la dura situación de este grano, difícil presente del que no escapan las economías regionales de exportación.

Seguimos unidos y de pie, con la esperanza puesta en el futuro”, narraba el lema de las XIII Jornadas de Arroz 2015, evento del campo que se realizó esta semana. La frase buscó, de alguna manera, dar un mensaje positivo para un sector productivo que atraviesa una profunda crisis al igual que el resto de las economías regionales de exportación.

Hasta el predio Riachuelo de la Sociedad Rural de Corrientes se acercaron los diferentes actores de la cadena arrocera (productores, industriales, técnicos, comercializadores) para participar del evento en el que se concretan charlas, conferencias y exposiciones de empresas e instituciones del sector.

Pero el ánimo de los actores de esta cadena productiva distó del habitual en ediciones anteriores de este encuentro. Corrientes es la provincia argentina que más superficie destina a la siembra de este grano (en la campaña 2014/15 fueron 101 mil hectáreas) y la que mayor cosecha alcanza, un 70% de lo producido se destina a la exportación y representa entre el 60% y el 65% del total de ventas de la provincia al extranjero.

Sin embargo, en el primer semestre de 2015 las exportaciones de arroz cayeron un 60% en relación al año anterior. Este presente golpea no sólo a este grano sino a todas las cadenas de economías regionales de exportación. Mientras gran parte de la cosecha de la última campaña se acumula en los silos por falta de comprador, para la próxima siembra se prevé una fuerte caída de la superficie: en Corrientes rondaría un 20% y en el país el porcentaje sería mayor.

Para el presidente de la Asociación Correntina de Plantadores de Arroz (ACPA), Pedro Tomasella, “si bien la crisis puede ser de orden mundial, creemos que el Gobierno (nacional) no hace lo que están a su alcance para paliar sus efectos”.

El referente del sector luego agregó: “No se debe llegar a la situación grave de tener que tirar productos que fueron cosechados con tanto esfuerzo. Nuestro arroz yace en silos con el peligro de ser comida de insectos. Los productores estamos desfinanciados por no poder comercializarlo y muchos están en riesgo de perder la actividad, peligra y se pierden fuentes de trabajo genuinas”.

“Me ha tocado abrir la jornada cuatro años como presidente de ACPA (Asociación Correntina de Plantadores de Arroz) y con éste ya son seis como ministro de Producción. En este tiempo,  es el año más complicado para el sector. No es fácil dar una palabra de aliento pero sabemos que la esperanza es parte de la naturaleza del agricultor”, dijo el titular de esa cartera, Jorge Vara.

El Ministro – también productor arrocero – no fue el único que se expresó con un mensaje de esperanza. “En el campo sabemos bien que cuando más oscuro está es porque se acerca la claridad”, apuntó el secretario de la Sociedad Rural de Corrientes, Francisco Velar, durante la apertura del evento.

“Sabemos cómo producir, lo hacemos desde hace muchísimo años. Tenemos la certeza de que se sale con trabajo, con esfuerzo, que el mejor camino es el que siempre tomamos, el de la dignidad”, agregó Tomasella.

“La situación es insostenible. Necesariamente, con el próximo Gobierno (nacional), habrá cambios sin importar quién gane las elecciones (presidenciales). Lo que pasa en el valle de Río Negro, con las peras y las manzanas; el Cuyo con la vid y la oliva; en el NOA (Noreste Argentino) donde ni la soja es competitiva; con nuestro arroz, es inviable. Si se mantiene (la política aplicada al sector de las economías regionales de exportación) significa que miles de personas en numerosas zonas del país se equivocaron durante muchos años cuando produjeron en zonas que hoy nos damos cuenta que no son competitivas”, apuntó con un dejo de sorna.

 

Fuente::diarioepoca.com

COMPARTIR:

Comentarios