3 de agosto de 2015

Las madres se suman al lema de “amamantar y trabajar” y destacan el valor nutricional

Mamás dejaron un mensaje por la fecha y apoyaron la necesidad de tener tiempo para dar de mamar en el trabajo.

En el mes de la lactancia materna y la campaña que se centró en la conciliación entre el trabajo y la lactancia bajo el lema de “Amamantar y trabajar, ¡Logremos lo posible!”, se llevan adelante diversas actividades; y en este contexto El Litoral realizó un sondeo a fin de recoger algunos comentarios de madres que vivieron o se encuentran en pleno proceso de lactación. 
Muchas de ellas resaltaron el gran aporte nutricional y el vínculo particular que se genera en el solo hecho de alimentar a sus pequeños, pero advirtieron la necesidad de mayor contención en los lugares de trabajo a fin de cumplir el ciclo nutricional sin que la labor diaria afecte. 
En relación a esto Yamilia, madre de dos hijos, por ejemplo indicó: “Sería espectacular que nos brinden un espacio para amamantar a nuestros hijos, porque la buena alimentación es un derecho elemental para ellos”.
Y agregó con su ejemplo: “El más grande pudo tomar hasta los 4 meses y al más chico hasta los 3 meses porque lo tuve que dejar solo desde muy chico y por el trabajo lo acostumbré, pero me hubiese gustado llegar al año como recomiendan.”
Ante la consulta de amamantar en lugares públicos,  con cierta vergüenza, algunas damas aclaran que en caso de tener que hacerlo, no supone un problema mayor. “Hasta ahora no me tocó, pero si mi bebe tiene hambre y llora no tendría problemas de darle, y estaría bueno que se incorpore en los lugares de trabajo. Creo que no hay para el cuerpo de un niño como la leche materna. A mí me dijeron que le de hasta que cumpla un año pero ella ahora tiene 16 meses, y sigue cómoda, veremos si más adelante vamos reemplazándolo con mamadera”, indicó Angeles madre primeriza.

La naturalidad del acto
Para las familias el nacimiento del primer hijo es un acto único en donde se aprenden muchas cosas, pero la mayoría de las madres resaltan que alimentar a sus hijos se desempeña con total naturalidad. “Es instantáneo y crea una relación que no tiene precio. Yo a mis hijos les di la leche, a uno hasta los 3 años y a la otra hasta los 2, porque mis familiares y amigos me recomendaron y la verdad son niños muy sanos. Pero yo no trabajo así que me da la posibilidad, igual creo que estaría bueno que dejaran en los lugares de trabajo porque se trata de un hecho natural y además los bebés necesitan de la nutrición que solo la leche les da”, advirtió Natalia mientras sus hijos correteaban por el parque Cambá Cuá.
La costumbre de amamantar por largos meses, al parecer, se transmite generacionalmente y muchas evidenciaron la influencia familiar y de las campañas médicas.

 

Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios