22 de junio de 2015

En el PJ no cesa la bronca: Romero pegó el portazo y la unidad peronista se diluye

El presidente del Partido Justicialista, cuyo mandato fue prorrogado, anunció ayer vía Facebook que renunciaba en queja por el armado de la nómina legislativa K.
Puso en tela de juicio el consenso pregonado en el justicialismo y denunció que no presentaron candidatos porque no había igualdad de condiciones.

El presidente del Partido Justicialista Jorge Antonio Romero renunció ayer a su cargo en repudio al armado de la lista para las primarias. Pretendía ser candidato a diputado nacional. El PJ orgánico o “La Cooperativa”, como se la conoce, bebió de su propio veneno y se quedó sin representantes en la grilla K.
Romero comunicó su dimisión ayer a través de una carta que publicó en su cuenta de Facebook. “A los correntinos y en particular a mis compañeros peronistas, tengo la necesidad de explicarles la razón por la cual desistí de presentarme a las Paso como candidato a diputado de la nación”, inicia su misiva.
“La razón por la cual no presentamos listas fue por la sencilla razón de que no se nos permitió hacerlo en igualdad de condiciones, ya que si queríamos presentarnos teníamos que hacerlo únicamente en las categorías de senador y diputado nacional, sin poder acompañar la boleta de Presidente de la Nación ni la de Parlasur distrito único, porque no se nos aceptaba la adhesión a dichas boletas”, explicó.
Es decir, a los candidatos que no fueron bendecidos por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se les impidió adherir a la boleta de Daniel Scioli y hasta llevar la imagen de la “compañera” Cristina.
En definitiva, el PJ orgánico bebió de su propio veneno, ya que en 2011 “La Cooperativa” hizo lo mismo con las listas que intentaron competir contra los candidatos oficialistas. En 2011, Alejandro Karlen enfrentó en las Paso a Fabián Ríos. La grilla de Karlen fue obligada a presentarse sin la categoría de presidente, no pudo llevar a Cristina en su papeleta y por lo tanto, no se benefició con el voto arrastre. 
Hoy el peronismo orgánico maldice su suerte. El ex intendente de Monte Caseros, Eduardo Galantini, fue contundente al graficar la situación a El Litoral: “La lista se armó en Buenos Aires y el peronismo se quedó mirando”.
Para el montecasereño “todo fue un atropello” y justificó la decisión de no participar: “Imaginate que presentábamos listas, estos tipos que no tienen voto y que van colgados de Scioli y Cristina, iban a creer que le ganaban al peronismo correntino”.
Para Galantini “el único que tiene votos es Camau, pero no puedo creer que permita este atropello al PJ. Los otros son gente que están aprovechando su momento de fama”.
Sucede que la grilla de candidatos a diputados nacionales del Frente para la Victoria está encabezada por el líder local de La Cámpora, José Ruiz Aragón, cuya cantidad de votos y popularidad es un enigma. Lo acompañan la actual diputada nacional Araceli Ferreyra, el goyano Oscar Macías y Bienvenida Díaz. 
La grilla de Senadores es liderada por Camau Espínola, Ana Almirón de La Cámpora y hasta hace poco afiliada al Partido Liberal, y Mario Silva.
La preponderancia de los camporistas fue una tendencia nacional ya que encabezan las listas legislativas en casi todo el país.
Por eso la bronca de los peronistas orgánicos. Por eso la renuncia de Romero, quien había ya intentado renunciar en otras ocasiones, pero no se le permitió. 
“He tomado la decisión de renunciar a la presidencia del Partido Justicialista que, por pedido de todos los sectores en el último Congreso hicieron que continuara cuando entendía que eran las nuevas autoridades electas las que tenían que asumir, hoy no veo el mismo consenso y como no estoy atado a ningún cargo creo que corresponde dar un paso al costado”, lanzó en la red social.  
 El ahora ex presidente del peronismo correntino ya puso en tela de juicio el consenso partidario. Habrá que esperar para comprobar si la fractura es definitiva.
Horas más tarde, Romero compartía en Facebook una sugestiva cita de Juan Domingo Perón: “Maldito sea quien a nuestro lado simula ser un compañero pero que en la hora de la decisión nos ha de clavar un puñal en la espalda”.
La conducción del PJ quedará en manos del intendente de Goya, Gerardo Bassi, quien había pedido tiempo para hacerse cargo de tamaña responsabilidad. 
En unos siete meses el peronismo se quedó sin dos presidentes. Primero renunció Ríos para “garantizar” la transparencia en el proceso electoral. Entonces fue electo Romero, en común acuerdo pero claramente identificado con el actual intendente de Capital. Ahora renunció Romero. Todo a 15 días de la primera contienda electoral en al provincia.
El Frente para la Victoria tiene 18 socios, sólo un par accedió a lugares en las grillas legislativas. El Panu, el Partido Autonomista y el Partido Liberal se fueron con las manos vacías.

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios