17 de agosto de 2014

Bassi transita el octavo mes de gestión en medio de renuncias, denuncias e internas

En lo que va de su mandato hubo un par de dimisiones. Primero fue el Vice que planteó sus dudas sobre la administración, convirtiendose en testigo de una causa judicial. Y ahora se fue un edil que pidió juicio político para un par oficialista. “El que no quiere estar, debe irse. Acá van a quedarse lo que están convencidos de este proyecto”, había expresado el Intendente, quien añadió el que tenga “alguna duda que se presente en la Justicia”. Antes, inauguró otra sede del PJ.

Trascurrieron ocho meses y diez días desde el día en que Gerardo Bassi dejó la viceintendencia para ser el nuevo Intendente de Goya. Hasta allí llegó con la lista del FPV en la que tenía como compañero de fórmula a Darío Zapata, quien finalmente el 5 de junio oficializó su renuncia  y se convirtió en testigo de una causa judicial que inició de oficio un fiscal para averiguar si existió o no algún tipo de irregularidad en la administración municipal. Y el último jueves, renunció un edil oficialista que -a diferencia de los demás miembros del bloque- votó para que uno de sus pares fuera sometido a juicio político por el presunto cobro indebido de un adicional por título.  Las convulsiones no sólo se dan a nivel institucional sino también partidario. Es que la unidad que logró el PJ con otros partidos que se alinearon detrás del Frente para la Victoria y que les permitió ganar las elecciones comunales con una diferencia de más de seis mil votos, se quebró con el paso de los meses. A tal punto que el propio intendente el pasado 1 de julio inauguró una nueva sede del partido Justicialista. Instalando así uno paralelo al que es liderado por su primo y  presidente departamental del PJ, Rubén Bassi. Precisamente, otra vez las diferencias se hicieron públicas con la renuncia del viceintendente Darío Zapata. Es que el citado funcionario se fue del Ejecutivo argumentando que “lo que está pasando colisiona con mis principios”. Señalando en este contexto que tenía dudas sobre la administración de ciertos recursos municipales por lo cual había pedido que se realizara una auditoría. Y ante la presunta falta de apoyo para ejecutarla, habría tomado la decisión de irse.  Estas declaraciones derivaron en una serie de controversias que incluyeron críticas por parte de algunos funcionarios del oficialismo local a Zapata, mientras que Rubén Bassi salió a respaldarlo.    Idas y vueltas Las diferencias parecían acrecentarse, hasta que semanas atrás el senador y presidente departamental del PJ dio una señal de acercamiento expresando su solidaridad a lo que denominaron un intento de golpe institucional a la gestión de Gerardo Bassi. Haciendo referencia a un acto  zonal de ECO en Goya con la participación del Gobernador y para el cual, según lo expresado desde el PJ provincial, se convocaba diciendo que era para todos los que no estaban de acuerdo con la administración del intendente. Paralelamente, continuaba su labor la comisión investigadora conformada para dilucidar si el edil Ariel Pereira (FPV) cobró o no en forma indebida un adicional por titulo universitario entre diciembre del 2009 y junio del 2011. Sobre esto hubo dictámenes que fueron sometidos a votación en una sesión especial que se realizó el último jueves. Allí, el FPV impuso su mayoría y absolvió a Pereira. Pero uno de  los integrantes del bloque oficialista, Francisco Hormaechea, ratificó que consideraba que el edil cuestionado había cobrado en forma indebida por lo que tenía que devolver lo percibido de más y ser sometido a juicio político. Moción que fue apoyada también por los de ECO. Mientras esto se realizaba en el recinto, Hormaechea fue insultado por militantes que en forma verbal y también escrito en carteles,  le pedían que devolviera la banca del FPV. Cuando finalizó la sesión, el citado concejal presentó su renuncia indeclinable argumentando cuestiones personales y políticas.  Al mismo tiempo que expresó su disgusto hacia su par que preside el Concejo, Carlos Rajoy (FPV) por considerar que no lo defendió adecuadamente de los agravios.   Asunción Por el alejamiento de Hormaechea, nuevamente Rubén Bassi salió a respaldar al edil renunciante. Diferenciándose otra vez de la línea liderada por el jefe comunal y que está dispuesta a aceptar la dimisión para que así asuma una nueva concejal que es militante de La Cámpora.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios