31 de julio de 2014

Continúan las filtraciones en la escuela donde se derrumbó el techo

En el colegio del barrio San Benito la lluvia volvió a dejar al descubierto falencias edilicias. Los docentes reclaman la terminación de obras y reposición de los ventiladores que sacaron.

Después de más de tres meses de derrumbarse el techo de una de las aulas de la Escuela Nº 9 “Gustavo Solano Gómez” del barrio San Benito, las obras no terminaron y esto ocasiona que los días de lluvia haya goteras en los techos de los pasillos y en la mayoría de las aulas. La falta de membrana aislante daña el cielorraso nuevo y las paredes de los salones están constantemente húmedas. “Hoy (ayer) vinieron a limpiar los desagües porque por la lluvia no pudieron colocar la membrana, necesitan que esté seco el techo para poder pegar el pegamento”, explicó a El Litoral la directora Guillermina Colombo.  Respecto a los arreglos comentó que “sigue habiendo filtraciones y es porque no se previeron los trabajos antes de poner el cielorraso”. Por las paredes corría el agua que entraba desde el techo, donde las tareas quedaron truncas.  “Faltan trabajos en la sala de computación, terminar la conexión en red y reparar los aires”, comentó la directora y recordó que también resta colocar ventiladores. Una de las docentes mostró las filtraciones en el aula de niños del 5º “B”. “Queremos que coloquen las membranas para que esto no siga pasando, que coloquen los ventiladores y que pinten como nos prometieron”, dijo la maestra.  El personal no docente también mostró otras falencias, como las goteras en los techos de los pasillos.   Jardín En los dos salones del jardín que funciona en el predio de la misma escuela, los trabajos están en similar situación. “Es igual que en la escuela, falta la membrana y hay filtraciones, a la tarde funcionan dos salones y a la mañana uno”, indicó a El Litoral Silvia Espinosa.  En este sentido relató que “faltan ventiladores” y que esperan que los coloquen antes de que las temperaturas se eleven.  Cabe recordar que los trabajos iniciaron después de que se desplomara el techo de un aula el 8 de abril pasado, por la noche. Las tareas de los obreros se hacen por etapas, lo que perjudica la continuidad de los trabajos.    Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios