Viernes 14 de Junio de 2024

Hoy es Viernes 14 de Junio de 2024 y son las 13:30 -

27.1°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

INTERNACIONALES

15 de abril de 2023

Lula en Beijing: “Nadie le va a prohibir a Brasil que profundice su relación con China”

Brasil y China urgieron este viernes a los países desarrollados a cumplir con sus compromisos climáticos, durante una visita del presidente Luiz Inácio Lula da Silva a su homólogo chino Xi Jinping en Beijing destinada a reforzar los lazos económicos y diplomáticos.

El dirigente izquierdista viajó a China para impulsar los lazos económicos con el principal socio comercial de Brasil y afirmar que su país “está de regreso” en la escena internacional, después de los cuatro años de mandato (2019-2022) del ultraderechista Jair Bolsonaro, caracterizados por cierto repliegue de la principal economía latinoamericana.

Durante su visita, Lula cuestionó el uso del dólar como moneda global, vertió críticas contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se reunió con representantes de la compañía tecnológica china Huawei el jueves en Shanghái, antes de celebrar una cumbre con Xi este viernes.

En la megalópolis china, el presidente defendió la decisión de Brasil de incluir la tecnología china en sus redes de 5G. “Nosotros queremos decirle al mundo que no tenemos prejuicios en nuestra relación con los chinos”, aseveró. 

El comunicado conjunto divulgado después del encuentro apuntó directamente hacia Estados Unidos, Europa y otros países desarrollados que no cumplieron con los compromisos alcanzados durante las negociaciones de la ONU sobre el clima de 2009, en Copenhague. 

“Urgimos a los países desarrollados a honrar sus obligaciones no cumplidas de financiamiento climático y a comprometerse con su nueva meta colectiva, que va mucho más allá de US$ 100 mil millones por año”, señala el documento.

Los países desarrollados prometieron en 2009 que a partir de 2020 desembolsarían US$ 100 mil millones anuales para ayudar a los países pobres a adaptarse al cambio climático, a disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero y a emprender la transición energética.

Y ese monto de US$ 100 mil millones, que no ha sido completado, debe ser aumentado en principio a partir de 2025.

“Nuevas oportunidades”. Lula, quien asumió el poder en enero, ha emprendido un delicado ejercicio de equilibrio, manteniendo relaciones estrechas con Estados Unidos. Su viaje a China llega después de su visita de febrero a Washington, donde se reunió con el presidente Joe Biden.

En su discurso en el Palacio del Pueblo de la capital del gigante asiático, el líder brasileño advirtió que “nadie va a prohibir a Brasil que profundice su relación con China”. 

Poco después, el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, quien integra la numerosa delegación que acompaña al presidente, matizó las palabras de Lula.

“Nuestra intención no es distanciarnos de nadie, especialmente de un socio tan importante como Estados Unidos”, declaró Haddad. “Queremos restablecer las mejores relaciones posibles y queremos colaboraciones con los tres grandes bloques comerciales: Estados Unidos, la Unión Europea y China”, agregó.

Lula fue recibido por Xi en una ceremonia con alfombra roja ante el Gran Salón del Pueblo de Pekín, tras haber asistido a una ceremonia en el Monumento a los Héroes del Pueblo en la plaza Tiananmen y haberse reunido con el primer ministro chino, Li Qiang.

Xi le aseguró a Lula que el desarrollo económico de China sería beneficioso para Brasil. “China buscará un desarrollo de alta calidad, acelerará la creación de un nuevo paradigma de desarrollo y promoverá una apertura de alto nivel”, declaró.

“Esto abrirá nuevas oportunidades para Brasil y los países de todo el mundo”, agregó, citado por un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

Lula cuestionó el jueves el uso del dólar como moneda global, semanas después de que su gobierno acordara con Beijing comerciar con sus propias monedas y dejar de lado la divisa estadounidense.

“¿Por qué todos los países están obligados a hacer su comercio amarrados al dólar? Hoy un país necesita correr detrás del dólar cuando podría exportar en su moneda propia”, declaró.

Sus declaraciones se produjeron durante la toma de posesión de la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016) al frente del banco de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). En ese acto, Lula criticó los planes de ajuste impulsados por el FMI en países atrapados por la deuda como Argentina. a cambio de líneas de rescate.

“Ningún banco puede estar asfixiando las economías de países como está haciendo ahora en Argentina el FMI o como hicieron con Brasil durante tanto tiempo y con todos los países del tercer mundo”, afirmó. “Ningún gobernante puede trabajar con un cuchillo en la garganta porque (su país) tiene deudas”.

“Brasil está de regreso”.  De regreso al poder en enero después de sus dos mandatos entre 2003 y 2010, Lula busca volver a posicionar a Brasil en la geopolítica internacional. “La época en que Brasil estaba ausente de las grandes decisiones mundiales ya es cosa del pasado”, dijo en Shanghái. “Brasil está de regreso”, insistió.

Respecto a la invasión rusa de Ucrania, Lula y Xi afirmaron que “el diálogo y la negociación” son “el único modo factible” de resolver la crisis e instaron a otros países a tener un “papel constructivo” de cara a una solución política, informó la agencia Xinhua. Ni China ni Brasil han impuesto sanciones contra Rusia como han hecho las potencias occidentales y tratan de posicionarse como mediadores para alcanzar la paz.

Fuente: www.perfil.com



COMPARTIR:

Comentarios