Miércoles 25 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 25 de Mayo de 2022 y son las 20:04 -

24.5°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

OPINIÓN

23 de enero de 2022

Por qué Larreta y Vidal no pueden zafar del padrino

Tres razones que explican sus piruetas discursivas pese a la evidencia. Macri, videoteca y silencio PRO unidad. Matrimonio en conflicto y una herencia soñada.

Por DiegoGenoud

Filmado en la sede porteña del Banco Provincia, el video de la Gestapo no sólo confirmó las denuncias y sospechas del Frente de Todos (FdT) sino que generó un estruendo en las filas de la oposición. Antes que nada, volvió a enfrentar a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta con el peor de sus fantasmas: la imposibilidad de liberarse de Mauricio Macri, pese al cúmulo de evidencias que pesan en contra del expresidente. 

Filmado en la sede porteña del Banco Provincia, el video de la Gestapo no sólo confirmó las denuncias y sospechas del Frente de Todos (FdT) sino que generó un estruendo en las filas de la oposición. Antes que nada, volvió a enfrentar a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta con el peor de sus fantasmas: la imposibilidad de liberarse de Mauricio Macri, pese al cúmulo de evidencias que pesan en contra del expresidente. 

Lo de Larreta no fue mejor. Sobre el cierre de la semana pasada, el jefe de gobierno dio tres entrevistas el mismo día y en las tres contrastó a Vidal con el sindicalista Juan Pablo Medina, pero prefirió enunciar generalidades con respecto al video que no convencieron a nadie. En ninguna, sin embargo, quedó tan mal parado como en la entrevista con La Nación en la que afirmó que no había delito en la reunión del vidalismo con los jefes de la ex SIDE y protegió al exdirector de Asuntos Jurídicos de la AFI, Sebastián De Stéfano, ahora reciclado como parte del directorio de SBASE, la empresa que regula el subte porteño.

Lo de Larreta no fue mejor. Sobre el cierre de la semana pasada, el jefe de gobierno dio tres entrevistas el mismo día y en las tres contrastó a Vidal con el sindicalista Juan Pablo Medina, pero prefirió enunciar generalidades con respecto al video que no convencieron a nadie. En ninguna, sin embargo, quedó tan mal parado como en la entrevista con La Nación en la que afirmó que no había delito en la reunión del vidalismo con los jefes de la ex SIDE y protegió al exdirector de Asuntos Jurídicos de la AFI, Sebastián De Stéfano, ahora reciclado como parte del directorio de SBASE, la empresa que regula el subte porteño.

La polarización y las escuchas

Ante el silencio y las piruetas discursivas que se impusieron como regla, la única que aprovechó para diferenciarse con claridad en la oposición fue Elisa Carrió, que desempolvó su historia de enfrentamientos con las figuras que tienen incidencia en el mundo de los servicios de inteligencia. En un documento de cinco páginas, sus asesores recordaron que ya en 2012 Lilita se había opuesto a la designación de Silvia Majdalani como vicepresidenta de la Bicameral de Inteligencia debido al vínculo personal de la Señora 8 de Macri con el exsubsecretario de inteligencia del cristinismo Francisco Larcher. Más adelante, no sólo denunció al represor Cesar Milani sino que impugnó los pliegos de Gustavo Arribas y Majdalani y se puso del lado del excarapintada Juan José Gómez Centurión en su disputa con el jefe de Contrainteligencia Diego Dalmau Pereyra, uno de los espías que aparece en el video del Banco Provincia y fue hasta 2018 mano derecha de Majdalani.

¿Por qué Larreta y Vidal no pueden zafar de Macri? Hay una larga lista de razones. La primera es que se trata del padrino que los llevó a lo más alto en la política y están asociados a su figura les guste o no: si existen es gracias a él. La segunda es que Macri resucitó gracias a la debilidad y los errores del gobierno del Frente de Todos, más aún después de la victoria de Juntos en las elecciones. Si después de su aventura de gobierno había conservado un núcleo rabioso de adherentes y la dirigencia lo consideraba la mancha venenosa, ahora todos buscan sellar algún tipo de acuerdo con él. Larreta, Diego Santilli y la mayor parte del PRO apuntan a contenerlo de cara a las presidenciales. 

Por último, está la semicerteza que tienen todos los protagonistas y que conecta con la causa de Lomas de Zamora donde se reunieron evidencias de los seguimientos a toda la dirigencia del PRO por parte de la AFI de Macri. Cerca de la ahora diputada porteña aseguran que no tienen idea sobre el origen del video que los muestra organizando la persecución contra Medina. “A todos nos sorprendió, obviamente. Habría que preguntarles a los agentes de AFI quién les encargó ese video, obviamente no fue desde la Provincia”, afirman. 

Letra P también consultó a un dirigente de relieve y mucha cercanía con Larreta y Vidal, que pidió hablar más que nunca en off the record. “Ellos no pueden salir a admitir públicamente que desconfían de Mauricio. Asumen esa postura porque piensan que es lo que tienen que hacer para mantener la unidad”, aseguró. 

La afición del egresado del Cardenal Newman por escuchar conversaciones ajenas es reconocida en las filas de su partido, siempre a grabador apagado. Son minoría los que desconocen el gusto de Macri por enterarse de la vida de los otros, incluida su propia familia. Sin embargo, de la consulta con los protagonistas surge como algo dado, casi como si fuera parte de las reglas del juego de un espacio creado a imagen y semejanza de Macri. ¿Cuántas imágenes y horas de grabación están en poder de las fuerzas que delataron el accionar de la gobernadora y sus cruzados antimafia? Nadie puede estar seguro. ¿Esa capacidad de daño y extorsión que caracteriza desde siempre a los aliados de Macri explica la lealtad y disciplina partidaria de Vidal y Larreta? Nadie que hable en serio se animaría a negarlo.   

Hijos de Macri

En el ala de lo que se denomina las palomas, hay quienes consideran que Vidal y Larreta no pudieron emanciparse en el peor momento de Macri y ahora ya no tienen forma de hacerlo. “La jugada más fuerte fue la del Pelado, de elegir a los candidatos en Ciudad y Provincia, pero después de las generales tuvo que retroceder porque lo salieron a atacar de todos lados. Ahora lo que busca es un pacto con Macri como el de 2015, cuando Mauricio lo terminó apoyando en la interna contra Gabriela porque sabía que era el que mejor podía asumir la gestión”, sostiene un funcionario de la Ciudad. Por la polarización, por la fuerza de los halcones o por la tibieza de sus posiciones, ni uno ni otro cuenta todavía con la autonomía necesaria para liderar el espacio del PRO. Y tiempo no les sobra. 

Más allá de sus diferencias y de las tensiones subterráneas que también existen, Larreta y Vidal se dicen condenados a seguir juntos hacia 2023. Tuvieron un encuentro la semana pasada en la sede de Uspallata y difundieron, como siempre, el buen clima entre ellos que les gusta vender hacia afuera. En la intimidad, las críticas existen y las diferencias se pueden ver.

Mientras el jefe de gobierno porteño insiste en su medio tono de moderación y pretende no pelearse demasiado con nadie, la chica de Flores aparece a la defensiva desde que cruzó de regreso la General Paz y ejercita una dureza contra el gobierno que la emparenta de a ratos con los halcones. Aunque sostienen una alianza desde hace casi dos décadas, tanto uno como otro puede trazar una directriz que postergue a su socio y lo vincule con Macri.

Entre sus asesores, Larreta tiene a quienes le recomiendan trabajar más cerca del expresidente y prestarle menos atención a la exgobernadora. Sin embargo, en el terreno de las especulaciones, también están los que ven al jefe de gobierno debilitado y no descartan que Macri, en su ambición de volver, sea capaz incluso de recomponer su vínculo con Vidal. Algo parece seguro: ninguno de los dos se muestra dispuesto a matar al padre. Aspiran, como máximo, a heredarlo con el menor nivel de conflicto posible. La paternidad de Macri, que algunos llaman jefatura y otros, actitud de dueño, todavía sigue vigente.

Fuente:www.letrap.com.ar

 

 



COMPARTIR:

Comentarios