25 de agosto de 2019

El gas en garrafa subió hasta un 35% y en barrios más alejados del centro roza los $500

El tubo de 10 kilos cuesta hasta $490 en zonas como el barrio Esperanza.
La garrafa social se mantiene a $300 y sostuvieron que no tienen previsto un incremento en el costo. Recorren toda la provincia.

La devaluación del peso frente al dólar luego de las Paso que llevó a que la inflación fuera aún más alta de la que se venía soportando, también afectó al precio del gas envasado. Según pudo conocer El Litoral, en algunos barrios de la periferia de la ciudad se está vendiendo a más de $450, lo que hace que los sectores más vulnerables hoy estén pagando casi $500 una garrafa de 10 kilos.
En este marco, la autoridad a cargo de la venta de la garrafa social comentó a este diario que el precio se mantiene y confirmó que en los últimos días, de acuerdo a relevamientos propios del área, hubo una suba de hasta 35%. La demanda no ha cambiado y el último barrio donde estuvieron fue el Sapucay, y también recorren el interior. 
“Tengo todavía el tubo de 10 kilos a $390, pero mantenemos este precio porque todavía no realizamos una nueva compra, sabemos que está más caro”, contó la dueña de un almacén y verdulería por calle Tacuarí, y agregó que “sé que en el barrio San Roque están vendiendo a $490”. 
En una de las empresas distribuidoras indicaron a este medio que “a domicilio cuesta $450, pero si buscan en este lugar cuesta $345”. En algunos barrios como el Hipódromo, la última semana todavía se mantenía a menos de $400 en los almacenes barriales. 
“Antes de ir a un lugar a vender la garrafa social hacemos un sondeo respecto a cómo está la venta de este producto en la zona. Recorremos los negocios y conocemos el costo de los tubos, si tienen un valor similar al que ofrecemos, nos vamos a otro barrio donde necesiten más”, explicó la subsecretaria de Desarrollo Humano e Igualdad, Andrea Giotta.
En este sentido, refirió que “hemos recorrido días atrás algunos barrios como el Esperanza, donde en algunos negocios estaban vendiendo la garrafa de 10 kilos a $490”. “En general hubo una suba de un 35% en las últimas dos semanas”, agregó.
El equipo que se encarga de esta consulta sostuvo que dialoga con los vendedores, quienes responden que “se pone a un precio alto porque están lejos de las distribuidoras y porque a muchos clientes les fían”. “En estos casos les pedimos de manera cordial que bajen el precio, ya que es un bien esencial para que las familias puedan cocinar, es en esta provincia algo de primera necesidad”, expresó. 
El día viernes estuvieron en el barrio Sapucay y anteriormente en el Laguna Seca. En estos lugares como en otros, la demanda subió, aunque Giotta sostiene que es normal en épocas de baja temperatura. 
“Tenemos un promedio de 100 garrafas vendidas por visita, llegan vecinos de la zona, es decir, podemos vender 70 a gente que vive en un barrio y unas 80 a vecinos de otro barrio, pero nuestro promedio es de 100 por visita”, comentó a este diario. 
También contó que siguen recorriendo el interior provincial, “pasan unos quince días y ya nos están pidiendo que volvamos a ir; en el interior es donde más necesitan que vayamos, por los costos”. 
Cabe recordar que en junio, el Gobierno nacional autorizó una suba en el precio de las garrafas, lo que no solo impactó en las plantas distribuidoras del producto, sino que los kioscos barriales también aplicaron sus propios incrementos, haciendo que el tubo de 10 kilogramos se consiga a unos $380 en promedio, cuando el tope que se puso en las empresas es de $330.
El costo de la garrafa volvió a sufrir un incremento y en los barrios más pobres de la ciudad es donde más caro pagan. Así como sucedió en ocasiones similares, la suba se nota más en los almacenes barriales donde, muchas veces por el horario, los vecinos se ven obligados a comprar más caro.

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios