PROVINCIALES

18 de febrero de 2019

Valdés reúne a todo el gabinete para bajar línea de cara a los objetivos 2019

El Gobernador recibirá a todos los ministros en Casa de Gobierno. Será una reunión distinta a las anteriores. Se analizará la gestión tras el primer año de labores y se acentuarán las proyecciones en medio de un 2019 de elecciones. No habrá reprimendas, se alentará a cada área para potenciar la administración provincial.

El gobernador Gustavo Valdés reunirá hoy en Casa de Gobierno a todo su gabinete. Será una reunión ampliada en la que se trazarán los objetivos 2019. Un cónclave distinto a todos, según adelantan.
Desde muy temprano convergerán en Salta y 25 de Mayo todos los referentes del Gobierno.
Valdés tiene en manos un análisis de cada de área. Conoce al dedillo los puntos altos y bajos de cada rincón de su gestión y, en especial, de sus funcionarios.
Con ese análisis de situación le comunicará a sus ministros qué pretende este año, qué resultados espera y señalará errores generales. Luego, en breve, lo hará cara a cara con cada responsable.
Tras un año de gestión, el Gobernador ya conoce los puntos flojos de cada ministerio. Pero esta no será una reunión para apretar los dientes. Todo lo contrario, buscará arengar a la tropa para superar de la mejor manera este convulsionado año electoral en el que se definirá el futuro del país y que, dependiendo del resultado en las urnas, repercutirá en Corrientes de manera distinta.
Algo de esa nueva impronta la anticipó en la asunción de Claudio Polich, flamante ministro de Obras y Servicios Públicos.
“Queremos gente comprometida con Corrientes y la administración pública”, había dicho Valdés en un claro mensaje a todos los integrantes del Gobierno. Con ese horizonte encarará la reunión de hoy.
Pero ese no fue el único mensaje que lanzó el Gobernador, ya que decidió poner fin o, al menos, intentar acallar los rumores de una división entre valdesistas y ricardistas. Por eso llamó “amigo” al ahora ex ministro Bernardo “El Gringo” Rodríguez y hasta aseguró estar “triste” por tener que despedirlo.
Sin embargo, necesitó de otro importante actor para que el mensaje fuese considerado creíble. Necesitó del propio Bernardo Rodríguez, quien a diferencia de Enrique Vaz Torres, participó del acto de su sucesor y hasta aplaudió su llegada.
“Si estoy acá (acto de asunción de Polich) es porque no hay internas entre nosotros, es sólo una decisión personal. Quise venir para despejar dudas”, dijo.
“El Gringo” arguyó así su alejamiento del Gobierno, cuando 48 horas ante se había negado a develar los motivos de su portazo.
Atento a todo eso, los radicales activaron un plan para acallar las versiones de crisis y división.
El propio Carlos Vignolo, ministro nacional del Plan Belgrano, había alertado sobre sectores interesados en crear una grieta bajo la mención de valdesistas vs. ricardistas.
El Gobierno tomó nota. Y Valdés, Ricardo Colombi y el propio “Gringo” Rodríguez debieron reunirse para acercar posiciones, cuando en las redes sociales ya comenzaba a viralizarse la leyenda: “Ni valdesistas ni ricardistas, radicales”.
Valdés dejaría plasmado todo esto hoy con cada uno de sus 11 ministros. Sabe que este primer trimestre debe superar la disputa salarial con los gremios. Sabe que debe lanzarse a la campaña electoral si quiere mantener la hegemonía legislativa.
El lunes pasado reunió a los legisladores radicales. Analizaron la marcha de la gestión y cartografiaron la política local. 
No sólo se evaluó la gestión, sino también se realizó un análisis político, en medio de un año electoral en el cual se definen recambios en la Legislatura, Concejos Deliberantes, Presidente de la Nación y legisladores nacionales.
En breve, se concretará una reunión con todos los socios de la alianza gobernante para avanzar en los objetivos electorales.

Fuente: www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios