Viernes 20 de Mayo de 2022

Hoy es Viernes 20 de Mayo de 2022 y son las 23:41 -

14.2°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

25 de enero de 2018

En los últimos seis años la inversión en salarios de la Provincia retrocedió 20%

En 2012 se destinaban 7 de cada 10 pesos que entraban, hoy menos de 5.

Mientras el parámetro de ingresos que define quiénes están a salvo de la pobreza continúa escalando, aquí en Corrientes los salarios públicos han perdido más de 20 puntos porcentuales en los últimos seis años y empuja cada vez a más gente al segmento de los que no pueden cubrir cada mes la Canasta Básica Total (CBT). Con haberes que promedian los 12 mil pesos, buena parte de los estatales provinciales, en actividad y jubilados, se encuentran por debajo de la línea que marca donde comienza la pobreza. Ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) detalló que una familia tipo (una pareja con dos hijos de entre 6 y 8 años) necesita $16.677,44 para no caer entre los pobres. A su vez, el límite de la indigencia se define con ingresos de $6.644,40 para poder adquirir la Canasta Básica Alimentaria (ver más información en página 14). Conforme estas cifras, que son oficiales, todos los empleados públicos correntinos incluidos en el escalón más bajo del cronograma de pagos, que se inicia hoy, son pobres. Sucede que en esta primera tanda pagan sueldos a los agentes activos que cobran hasta $12.800 y a los jubilados que cobran hasta $12.400, ergo no les alcanza para cubrir la Canasta Básica Total de $16.677,44. ¿Cuántos son los que se encuentran en esta situación? No hay datos precisos, pero se supone que es el grueso de la plantilla. Ni siquiera con el plus (sea ordinario de $500 o extraordinario de $3.300) pueden alcanzar la meta que acaba de fijar el Indec, versión gobierno de Cambiemos. La pobreza del bolsillo de los estatales correntinos es el resultado de un fuerte retroceso de la inversión salarial en los últimos años. Se debe a una decisión política y no a una merma de fondos, pues la Tesorería provincial ha incrementando notablemente la percepción de recursos provenientes del Gobierno central. En siete años, el Presupuesto global de la provincia aumentó un 541% sin embargo lo que se destina al salario no creció en igual proporción. En el año 2012, el Presupuesto provincial contemplaba que el 70% de los gastos estaba destinado a salarios; allí comenzó a descender: 65% en 2013; 59% en 2014; 57% en 2015; 59% en 2016; hasta tocar un piso del 435 en 2017. El Presupuesto Provincial 2018, que ya fue aprobado por la Legislatura estipula que el 48,6% del total de recursos se destinará al pago de sueldos (activos y jubilados). En números: presupuesto total de $47.275 millones; gasto en personal $22.979 millones. Esto supone que el gobernador Gustavo Adolfo Valdés, quien anunció una recomposición de haberes por encima del techo del 15% anual que fijó la Casa Rosada tiene resto suficiente para maniobrar. Sin embargo, por el momento, la inversión salarial está en declive tanto que en 2012 se ocupaban siete de cada diez pesos para los trabajadores y ahora no llega a cinco pesos. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

COMPARTIR:

Comentarios