La planta aguarda resolución del Ministerio de Trabajo para definir indemnización laboral de los 40 cesanteados. apoyo municipal.

Parece la angustia de los 40 trabajadores de la hilandería de Esquina, que hace dos días quedaron cesantes, por la crisis que afecta al sector. Ahora Tenimbó quedó con 60 empleados, que sólo cumplen horario, ya que la planta casi no produce por la falta de ventas. En este contexto, mediante una resolución, el Concejo Deliberante, se hizo eco del problema y el estado municipal brindó su apoyo y solidaridad tanto con los despedidos como con la fábrica esquinense. Pero la realidad es que unas cuarenta familias quedaron sin su sustento diario y la planta textil actualmente disminuyó en un 90 por ciento su producción. Esto inquieta y pone en estado de alerta a los 60 trabajadores que todavía cumplen funciones en el lugar. Considerando que la planta se declaró en crisis e inclusive se pudo saber que previo a tomar esta drástica medida, los empresarios rechazaron un préstamo por parte del Gobierno provincial, para morigerar la crítica situación, por temor a no poder hacer frente a la deuda contraída, teniendo en cuenta la baja productividad, que podría devenir en un futuro cierre de la planta. Una fábrica con buena capacidad productiva, acostumbrada a superar las 50 toneladas de hilos de colores al mes, ahora está haciendo solo 10 toneladas mensuales. Así lo aseguró a NORTE de Corrientes el secretario general de la Asociación Obrera Textil de Corrientes, Raúl Esquivel y resaltó: “Caímos en esta situación debido a que se abrió la importación del hilado y los productos de afuera vienen con precios por debajo del 50 por ciento más baratos”. En cuanto a la relación laboral de los trabajadores despedidos con la planta Tenimbó, Esquivel contó que “hasta que el Ministerio de Trabajo no apruebe los balances presentados por la fábrica, declarándose en crisis, no podemos definir lo de la indemnización, aunque si ya tienen claro que van a cobrar en cuotas, porque así propuso la patronal y ellos aceptaron. Mientras tanto la empresa los citó para el 28 de este mes, porque vendrá personal de la Anses y del Ministerio de Trabajo y allí se les abonará el aguinaldo y la quincena trabajada”, explicó. Cabe señalar que el sueldo promedio de un trabajador en la fábrica es de $17 mil. Y el fondo de desempleo que los cesanteados cobrarán por el transcurso de un año será de $3.535. Una cifra que no se compara con la que estaban acostumbrados a percibir antes de quedarse sin su fuente laboral los 40 trabajadores cesanteados de Tenimbó. En Corrientes actualmente hay unas 2.250 familias empleadas por la industria textil.s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios