Incentivo docente, fondo compensador, programas de salud y desarrollo social y obras públicas se reducirán cerca de un 80% para 2020.

En el medio de los anuncios de Recorte Presupuestario hasta el 2020, queda claro que las provincias soportarán gran parte del ajuste. Esto se debe a la drástica reducción del 74% de las Transferencias Corrientes y del 81% de la Inversión en Obras Públicas que afecta a las jurisdicciones por el lado de las Transferencias de Capital y la Inversión Real Directa. Esto implicará una reducción del Presupuesto Nacional destinado a las provincias de 173.589 millones de pesos, a valores presupuestarios de 2017, algo así como el 22,4% de los recursos girados automáticamente por la Nación. A la Provincia de Corrientes, ingresaron como Transferencias Corrientes en 2017 1.865 millones, Transferencias de Capital 1.363 e Inversión Real Directa por parte de la Nación cercana a los 900 millones. Los rubros que podrían verse afectados son Incentivo Docente (551 millones en 2017) y Fondo Compensador, en educación; Plan Nacer (58 millones); Incluir Salud (133 millones), Sumar entre otros programas de salud, o el caso del Programa de Seguridad Alimentaria (156 millones); los ATN en 2017 fueron 261 millones, todas estas son partidas que según el acuerdo con el FMI deben recortarse un 74% para 2020. También la Obra Pública, se verá fuertemente afectada, ya sea la ejecutada por la Provincia con recursos nacionales (1.363 millones), como las ejecutadas por la Nación directamente en jurisdicción provincial (estimado en 900 millones). Sin haber participado de las negociaciones, son las Provincias las que asumirán los mayores costos del ajuste, en Corrientes estos 4.100 millones implican el 15% de los recursos de origen nacional de Transferencia Automática. Un trabajo de la Fundación Mediterránea Ieral apunta que los mayores desequilibrios se registran en las provincias patagónicas y en las del norte, como Jujuy, Chaco y Salta. Buenos Aires estaba en el lote, pero esa situación cambiaría desde este año a partir de la solución al problema del Fondo del Conurbano Bonaerense que surgió del pacto fiscal. Los economistas sostienen que son los distritos más urgidos en “racionalizar el gasto”, no sólo para achicar el rojo, sino también para demandar menos asistencia nacional. Recordaron que además, por el Consenso Fiscal, los gobernadores se comprometieron a bajar gradualmente la presión en Ingresos Brutos y Sellos, luego de una década de sucesivos incrementos en ambos. Con todo, parece difícil que en un contexto en el que se proyectan menos crecimiento y más inflación, los gobernadores recorten planteles. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios