ECONOMÍA  30 de octubre de 2017

Especial: Preocupa, crece más el Monotributo, que el empleo formal

El empleo independiente fue el que más creció entre el final de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner y el último dato de la Presidencia de Mauricio Macri. Los especialistas coinciden en señalar que, en promedio, se trata del trabajo más precario y de menor productividad.

Felipe Solá, diputado nacional electo por la Provincia de Buenos Aires por 1-País, criticó la situación laboral en una entrevista con La Nación y, ante la consulta sobre los “brotes verdes” que anuncia el Gobierno nacional, sostuvo que “no están asociados al empleo decente” y añadió: “Hemos cambiado empleo formal por inscripción en el monotributo”.

Las formas de empleo que más aumentaron desde que Mauricio Macriasumió la Presidencia de la Nación son el monotributo, el monotributo social y los asalariados de casas particulares (es decir, servicio doméstico). Si bien estos tres tipos de empleados son considerados formales porque realizan sus aportes jubilatorios, los especialistas coinciden en que, en promedio, son los más precarios y los que tienen menor productividad (la productividad del trabajo es mayor cuanto más producción se logre con menor proporción de mano de obra empleada).

Los datos más actualizados y completos del empleo en el país son los del Ministerio de Trabajo de la Nación. Estos, como se explicó en esta nota, sólo contemplan a una fracción del mercado laboral (el formal, que incluye a quienes realizan los aportes jubilatorios) y distingue en dos grandes grupos: asalariados (en relación de dependencia) e independientes. A su vez, dentro de cada grupo hay tres subtipos: en los asalariados están los que trabajan en empresas privadas, los del sector público y los que trabajan en casas particulares (es decir, servicio doméstico); en los independientes están los trabajadores autónomos, los monotributistas “clásicos” y los monotributistas sociales.

Desde el sector de Prensa del diputado electo enviaron a Chequeado un documento en el que destacan que, según estas cifras del Ministerio de Trabajo, los asalariados del sector privado aumentaron por debajo del promedio, mientras que sucedió lo contrario con los monotributistas.

Al mirar estos datosel total de los trabajadores registrados (es decir, todos los mencionados arriba) aumentó un 1,8% entre noviembre de 2015, último mes de gestión de Cristina Fernández de Kirchner, y agosto de 2017, último dato disponible de la gestión Macri, si se analiza la cifra desestacionalizada, que descuenta los efectos (como el clima) que pueden modificar el empleo en ciertos meses del año en sectores como el campo y el turismo.

Sin embargo, este dato del aumento del 1,8% presenta diferencias hacia su interior, ya que los subtipos de empleo que lo componen tuvieron subas diferentes. Mientras el total de los asalariados (privados, públicos y de casas particulares) aumentaron un 0,6%, los independientes (autónomos, monotributistas y monotributistas sociales) aumentaron un 7,1 por ciento. Esta información corresponde a la serie desestacionalizada.

“Dentro del monotributo puede haber empleo de productividad, pero en promedio tiende a ser menos productivo que los asalariados privados”, destacó Nuria Susmel, economista de la Fundación de Investigaciones Económicas de Latinoamérica (FIEL) y especialista en el mercado laboral. Y agregó: “Antes uno miraba la formalidad como inscriptos a la Seguridad Social y decíamos que la informalidad era el refugio de los desocupados. Ahora yo diría que es el monotributo, lo que sería una especie de ‘informalidad registrada’”.

Daniel Schteingart, doctor en Sociología y profesor en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQui), coincidió en que el empleo independiente (autónomos, monotributistas y monotributistas sociales) “por lo general es caracterizado como más precario que el asalariado formal, sobre todo por la inexistencia de derechos como el aguinaldo o las vacaciones pagas”.

En este sentido, Susmel sostuvo que, cómo afirmó Solá, “el empleo que creció ha sido el empleo de menor productividad: el monotributo, monotributo social y el servicio doméstico”.

¿Por qué aumentó este tipo de trabajadores independientes? “Primero, porque ser asalariado formal es muy caro para empleadores y empleados, por diversos impuestos que deben pagar ambos si el trabajador pasa a estar en relación de dependencia. Y, segundo, porque la economía venía cayendo y siguió contrayéndose con pérdida de empleos asalariados, por lo que la gente empieza a buscar alternativas y el cuentapropismo es una de ellas”, respondió Susmel.

Además, Schteingart también destacó el “efecto Asignación Universal por Hijo (AUH)” en el aumento de los monotributistas. Según explicó, como a partir de abril de 2016 los hijos de los monotributistas comenzaron a recibir la AUH gracias al Decreto N° 593/2016 dictado por Macri, esto empujó a un mayor registro en este tipo de trabajadores.

Finalmente, Schteingart sostuvo que “hay que tener en cuenta que la población sigue creciendo alrededor de un 1% por año, por lo que si no se crean nuevos puestos de trabajo, empeora la situación”. En este sentido, desde noviembre de 2015 a agosto 2017 pasaron 21 meses, por lo que la población aumentó aproximadamente 1,75%, similar al aumento del total de los trabajadores registrados (1,8%).

Chequeado.com

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios