24 de junio de 2016

Intendente de Perugorría denunció abuso y secuestro de una menor

Una chica de 15 años habría sido “dopada” y llevada en auto para luego ser abandonada en la ruta. La Jefa comunal señaló que se trata de “la tercera violación de este año” y amenazó con denunciar a la Policía de su localidad y de Curuzú Cuatiá por inacción.

La lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de Pe­ru­go­rría se vio con­mo­cio­na­da e in­dig­na­da an­te el pre­sun­to se­cues­tro y pos­te­rior abu­so de una ado­les­cen­te de 15 años, quien ha­bría si­do dro­ga­da y lle­va­da en au­to­mó­vil sien­do de­ja­da lue­go en la ru­ta.
Co­mo es de es­pe­rar, el ca­so es­tre­me­ció a la co­mu­ni­dad lo­cal y la no­ti­cia se co­no­ció rá­pi­da­men­te. La in­ten­den­te lo­cal, An­ge­li­na Li­sieux, to­mó in­ter­ven­ción an­te el ca­so y acom­pa­ñó a los alle­ga­dos de la mu­cha­cha a re­a­li­zar la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia.
Se­gún se in­di­có, el he­cho se re­gis­tró el miér­co­les, al­re­de­dor de las 17, cuan­do la ado­les­cen­te se di­ri­gía ha­cia su co­le­gio ubi­ca­do en el ba­rrio 25 Vi­vien­das, pa­ra con­cu­rrir a su cla­se de gim­na­sia.
En el re­co­rri­do ha­bría si­do in­ter­cep­ta­da por un au­to­mó­vil, cu­yo úni­co ocu­pan­te la ha­bría obli­ga­do a abor­dar el ro­da­do.
La jo­ven di­jo que den­tro del au­to fue “do­pa­da” y vio­la­da vio­len­ta­men­te, sien­do aban­do­na­da en la in­ter­sec­ción de la ave­ni­da 25 de Ma­yo y la Ru­ta 23, en las afue­ras del pue­blo, al­re­de­dor de las 19.
La mu­cha­cha, en com­ple­to es­ta­do de shock, tu­vo que ca­mi­nar has­ta su ca­sa en el pa­ra­je Va­ca Pa­so, a unos dos ki­ló­me­tros de don­de la ha­bría de­ja­do el se­cues­tra­dor.
Tras lle­gar a la vi­vien­da, don­de con­vi­ve con sus tí­os, fue lle­va­da has­ta el cen­tro asis­ten­cial de la lo­ca­li­dad ya que, se­gún fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les, su­frió una gra­ve he­mo­rra­gia.
Fuen­tes de la Mu­ni­ci­pa­li­dad con­fir­ma­ron que la pro­pia in­ten­den­te, An­ge­li­na Li­sieux, acom­pa­ñó a la tía de la su­pues­ta dam­ni­fi­ca­da de 15 años ha­cia la co­mi­sa­ría a re­a­li­zar la de­nun­cia pa­ra lue­go di­ri­gir­se an­te el Juez y Fis­cal de ins­truc­ción de Cu­ru­zú Cua­tiá, en­car­ga­do de la ju­ris­dic­ción.
La Je­fa co­mu­nal co­men­tó que du­ran­te ese día se es­pe­ró la lle­ga­da de los pe­ri­tos mé­di­cos de la Po­li­cía a Pe­ru­go­rrí­a, ya que te­ní­an que ve­nir des­de Cu­ru­zú.

EL ABERRANTE CASO QUEDÓ FINALMENTE RADICADO EN EL JUZGADO DE CURUZÚ CUATIÁ.

EL ABERRANTE CASO QUEDÓ FINALMENTE RADICADO EN EL JUZGADO DE CURUZÚ CUATIÁ.

Sin em­bar­go, fi­nal­men­te se tu­vo que ges­tio­nar que sea la jo­ven quien sea lle­va­da ha­cia esa ciu­dad, don­de des­pués de re­a­li­zar di­cho trá­mi­te fue alo­ja­da en el hos­pi­tal “Fer­nan­do Iras­tor­za”. Allí se en­cuen­tra has­ta aho­ra sien­do asis­ti­da por un equi­po de mé­di­cos y psi­có­lo­gos.
Des­de la co­mi­sa­ría de Pe­ru­go­rría no se die­ron ma­yo­res de­ta­lles de lo ocu­rri­do aun­que se in­di­có que el te­ma es­tá sien­do lle­va­do por la Jus­ti­cia. Has­ta el mo­men­to no se re­gis­tran de­te­ni­dos.

Que­jas por el pro­ce­der po­li­cial
La In­ten­den­te no ocul­tó su in­dig­na­ción an­te el tre­men­do ca­so y apun­tó, tam­bién, con­tra “la ma­ne­ra de pro­ce­der y de tra­ba­jar que tie­ne la Po­li­cía de Cu­ru­zú Cua­tiá por­que se lla­mó a los mé­di­cos de la Po­li­cía pa­ra que via­jen a Pe­ru­go­rría a re­vi­sar a la víc­ti­ma ano­che y re­cién la vie­ron es­ta ma­ña­na (por ayer) en el hos­pi­tal de Cu­ru­zú Cua­tiá, cuan­do to­dos sa­be­mos que és­to tie­ne que ser rá­pi­do por­que si­no se pier­den evi­den­cias”.
“Co­mo In­ten­den­te no pue­do per­mi­tir la in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en es­tas ho­ras, tu­vi­mos va­rios ca­sos de abu­sos en po­co tiem­po y es­to no pue­de pa­sar, hay una si­tua­ción de im­po­ten­cia que sien­to co­mo ma­dre y co­mo mu­jer, no lo voy a per­mi­tir, quie­ren dis­fra­zar es­ta cues­tión y no voy a per­mi­tir­lo”, agre­gó la Je­fa co­mu­nal quien ame­na­zó con de­nun­ciar a la Po­li­cía de su lo­ca­li­dad y de Cu­ru­zú por “mal de­sem­pe­ño” de sus fun­cio­nes que, a su en­ten­der, hu­bo con es­te ca­so y que se su­ma­ría a otros.

DESTA14

Mo­vi­li­za­ción
Se­gún in­di­ca­ron fuen­tes pe­rio­dís­ti­cas lo­ca­les, en la co­mu­ni­dad hay un gran ma­les­tar no só­lo por es­ta de­nun­cia si­no por una acu­mu­la­ción de he­chos de­lic­ti­vos que no ha­brí­an si­do es­cla­re­ci­dos.
“El ca­so de vio­la­ción de es­ta ne­na se su­ma a otros cua­tro he­chos si­mi­la­res que ha­brí­an ocu­rri­do en­tre abril y ju­nio de es­te año. No obs­tan­te, des­de la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo So­cial ase­gu­ran que hay mu­chos ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro, vio­la­cio­nes a me­no­res y de­más he­chos abe­rran­tes que no son de­nun­cia­dos por las víc­ti­mas o fa­mi­lia­res por mie­do o de­bi­do a una inac­ción po­li­cial”, se in­di­có des­de la ra­dio mu­ni­ci­pal FM Sa­pu­kay que, a su vez, re­cep­cio­nó du­ran­te el día de ayer, la que­ja de ve­ci­nos por el te­ma.
“A­de­más hay una se­rie de muer­tes du­do­sas y ro­bos vio­len­tos con­tra co­mer­cian­tes o an­cia­nos re­gis­tra­dos en los úl­ti­mos años” lo cual au­men­ta el eno­jo de la po­bla­ción.
En ese sen­ti­do se es­pe­ra que hoy se re­a­li­ce una mar­cha de los po­bla­do­res pa­ra re­pu­diar to­do lo de­nun­cia­do y re­cla­mar que el te­ma sea es­cla­re­ci­do por las au­to­ri­da­des an­te el te­mor de que “que­de en la na­da”. La mo­vi­li­za­ción fue con­vo­ca­da por es­tu­dian­tes y do­cen­tes pa­ra hoy, a las 18, con la idea de di­ri­gir­se ha­cia la Ru­ta 24. En ese sen­ti­do no se des­car­ta que el ca­mi­no sea “cor­ta­do” un tiem­po.

Fuente:diarioepoca.com

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios