Viernes 30 de Septiembre de 2022

Hoy es Viernes 30 de Septiembre de 2022 y son las 19:17 -

25.6°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

19 de octubre de 2015

A siete días de las urnas, hay muchos indecisos y los pronósticos son frágiles

Rondan entre el 7 y el 10%. El comportamiento de ese segmento podría determinar si es necesario un balotaje y quiénes lo disputarían.

En la recta final de una campaña electoral XL (extra larga), que insumió casi todo el año calendario, la incerti­dumbre sigue gobernando la puja por el sillón de Rivada­via. El próximo domingo se vota a Presidente de la Nación -entre otros cargos- y la com­petencia está abierta, como al principio, entre las tres figuras ya conocidas, Daniel Scioli, Mauricio Macri y Ser­gio Massa, que salvo algunas mínimas variaciones no han podido modificar el marca­dor impuesto en las Primarias (Paso) de agosto.

El reparto de las simpatías electorales parece estar igual, sin embargo este escenario es precario. Sucede que el nú­mero de indecisos es todavía muy alto y eso condiciona cualquier vaticinio sobre el resultado de las elecciones. El comportamiento de este seg­mento de votantes que aún tiene dudas y que según las distintas mediciones va des­de el 7 al 10 por ciento- será determinante para resolver si es necesario un balotaje, incluso también podría defi­nir quiénes participan de esa segunda vuelta. Según los últimos sondeos que se co­nocieron ayer en el cierre del plazo estipulado por el cro­nograma electoral nacional, todas las posibilidades de re­sultados están latentes. Des­de una definición en primera vuelta, hasta el balotaje con actores distintos de los pro­mocionados. Esto es así no solamente por una cuestión de interpretación política de las encuestas sino porque el porcentaje de ciudadanos (en todo el país) que aún no han definido su voto es conside­rable. Los márgenes que tiene cada candidato para alcanzar las metas propuestas son exi­guos y reclaman votos, mu­chos o pocos, en proporción a la cantidad que cosecha su competidor. Salvo que alguno de ellos se corte solo (lo que no figura en ningún pronós­tico), la competencia parece equilibrada por segmentos, aquel que logre perforar su techo podría direccionar el resultado en su favor.

Fuente:www.nortecorrientes.com



COMPARTIR:

Comentarios