8 de julio de 2015

Tras el incendio, los arreglos al Liceo Ferré tomarían entre 45 y 60 días

Esta semana, los alumnos tendrán jornadas reducidas de clases en el polideportivo de la institución. Al regresar del receso invernal volverán a utilizar las aulas del colegio y retomarían el cursado normal.

Tras cuatro días del incendio que sacudió a la comunidad educativa del Colegio “Brigadier General Pedro Ferré”, las actividades en la escuela no se detienen y profesores y alumnos ya trabajan pensando en el receso invernal y el último trimestre del año.
Pese a las adversidades que desde comienzo del año lectivo han debido afrontar, siendo el incendio lo más grave hasta ahora, la rectora Mercedes Aguirre se mostró muy satisfecha por como se desarrolló la jornada de ayer.
“Todo transcurrió con tranquilidad, los alumnos vinieron a la hora que fueron citados y también los profesores. Muchos tutores se acercaron para interiorizarse sobre lo que pasó y ofrecer su ayuda. También se acercaron los vecinos y ex alumnos”, contó a Aguirre a El Litoral.
El incendio, ocurrido el sábado por la tarde, afectó a ala izquierda de la planta alta del edificio escolar, y destruyó cinco aulas por completo. 
“Desde Infraestructura Escolar me informaron que las reparaciones tomarán de 45 a 60 días. Tienen que cambiar todo el cielorraso de la planta alta y cambiar las chapas, que se fundieron por el fuego”, agregó la rectora.

Jornadas reducidas
Durante el día de ayer, los alumnos de los diferentes años se fueron turnando para usar el gimnasio del colegio, en donde se dividieron en grupos por divisiones, para trabajar con sus profesores.
Al comenzar cada turno, la rectora se reunió con cada grupo para explicarles lo que había ocurrido en la escuela y como sería el trabajo durante la semana y al volver del receso invernal.
“Los profesores nos juntamos con los chicos y les damos actividades que tienen que hacer en sus casas y traer resueltas el viernes, el último día antes de las vacaciones”, explicó la profesora Analía Muller, docente de matemáticas.
“Las actividades están relacionadas con los contenidos que venimos viendo en clases. Ellos pueden hacer preguntas y sacarse todas las dudas”, agregó.
“Las dos semanas de vacaciones van a servir para que se airee la escuela y podamos volver a usar las partes que no fueron afectadas por el incendio. Nos dijeron que cuando volvamos van a poner una especie de vallado  para que los chicos no se crucen a la parte en la que se realizan los arreglos”, indicó la docente.

Gases tóxicos
El incendio del segundo piso del colegio Liceo afectó a cinco de las once aulas que hay en esa ala del colegio, por lo que en esa planta aun quedan seis aulas utilizables, más las del primer piso y planta baja y un salón de usos múltiples. 
Todos estos espacios posibilitan que las actividades continúen con normalidad, salvo por los gases tóxicos que aún permanecen en el ambiente.
“Cuando recién nos reunimos para ver cómo continuábamos con las actividades esta semana, se pensó en dar clases en la planta baja, pero luego de analizar mejor la situación, se resolvió que era mejor utilizar el gimnasio, por la toxicidad del ambiente”, explicó la profesora Liz Rodríguez, docente de geografía y bombera voluntaria desde hace 9 años en San Luis del Palmar.
“Cuando se produce un incendio de estas características, en el que se queman materiales como fibra de vidrio y pintura, que son elementos tóxicos, eso queda en suspensión en el ambiente por la combustión, y se siente como un fuerte olor a quemado”, agregó Rodríguez.
En este sentido, la docente y bombero, consideró que luego del período de vacaciones de invierno se podrá utilizar el edificio escolar con normalidad.
“El humo de un incendio tiende a ir hacia arriba, así que la planta baja está más resguardada. El período de vacaciones va a ser suficiente para que se airee el ambiente de la escuela y se pueda dar clases sin problemas”, finalizó Liz Rodríguez. 

Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios