16 de agosto de 2014

Piden que investiguen el estado de los chicos que desaparecieron de sus hogares

Desde la Red de Infancia Robada hablaron de la vulnerabilidad de los chicos que desaparecieron. Explicaron que si bien puede ser “por propia voluntad” esto no debe impedir que la Justicia investigue donde están.

Esta semana los medios de comunicación publicaron el pedido desesperado de una madre por la aparición de su hijo adolescente, estos hechos son lamentables situaciones habituales en todo el país y en la provincia hay unos 300 chicos que desaparecen de sus hogares por año. En muchos casos, el mismo Estado, Policía y/o Justicia atribuye el ausentismo a decisiones personales y no avanzan en la búsqueda de la persona.  En este marco, desde la Red de Infancia Robada reiteraron la necesidad de investigaciones en torno a las desapariciones de menores que pueden ser víctimas de explotación laboral, sexual o estar en condiciones indigentes en la calle, enmarcado esto en todos los riesgos que puede correr cualquier individuo que no vive bajo un techo.  “Esta provincia tiene una particularidad, hace mucho tiempo se hacen denuncias sobre desapariciones y los mismos organismos, atribuyen a un hecho voluntario y no ponen énfasis en la búsqueda; esto acarrea el serio problema de que los chicos pueden estar en situaciones vulnerables en la vía pública, si bien pudieron irse de sus hogares por su propia voluntad, hay que conocer el estado de estos chicos”, dijo a El Litoral Hermindo González.  Los menores ausentes están expuestos a “la trata de personas, la explotación laboral y sexual, además de las drogas”. “Hay un número importante de hogares con ausencia de sus hijos, la denuncia es de 300 al año, muchos se van por voluntad propia, algunos regresan y otros no, a ese último grupo nadie los busca y no se conoce el estado de los mismos; si bien pudieron irse por algún problema familiar pueden estar pasando peores situaciones que las que le llevó a irse”, comentó González y agregó que “pueden ser víctimas de distintos abusos y exigimos que se tome conciencia, que irse de los hogares no se naturalice”. El representante de la Red de Infancia Robada en Corrientes, también dijo que “tiene que existir políticas públicas” que trabajen sobre el tema. “Después de conocer dónde está ese chico, deben hacer un análisis individual sobre el motivo de su huida, y solucionar los problemas que pudo haber tenido para que pueda volver a su hogar en mejores condiciones”, indicó.   Por otra parte, las redes sociales se convierten en estos casos en un espacio donde las familias y amigos piden colaboración para encontrar a una persona. La mayoría son jóvenes y en otros casos son menores de corta edad y muchas veces pasan años sin conocer su paradero.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios