Jueves 29 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 29 de Febrero de 2024 y son las 23:16 -

23°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

8 de octubre de 2012

River aplastó a Godoy Cruz y se afirma en un estilo de juego

Con goles de Aguirre, Ponzio, Sánchez (2) y Mora, edificó un impactante 5-0 ante un rival que intentó jugarle de igual a igual y lo pagó caro. Los contraataques de River fueron letales

VIERNES 05/10

Lanús 2 0 Unión F
Argentinos 0 0 Tigre F

SÁBADO 06/10

S. Martín SJ 2 1 All Boys F
S.Lorenzo 0 0 Arsenal F
Estudiantes 2 1 Quilmes F
Colón 0 1 Racing F

DOMINGO 07/10

Belgrano 3 1 Boca F
Indep`te 2 0 Rafaela F
Newell`s 1 0 Vélez F
River 5 0 Godoy C F

 

Ahora mismo, que se canta por el Pelado que está sentado en el banco y no por el otro, que es la oferta de la crisis. En este preciso momento en el que la banda roja gana, gusta y golea, es el momento de la reflexión. De no dejarse nublar por la pasión, ésa que se desata en una tribuna que puede volver a celebrar un triunfo como local en Primera División después de 547 días . Ni River era el peor conjunto de la Liga chipriota ni es la filial sudamericana del Barcelona. River es, al menos desde hace una semana, cuando aplastó a Arsenal en Sarandí, un equipo que s e cansó de exponer la mejilla, de atacar sin sentido, de proponer un golpe y recibir dos.

¿Será ésta la nueva era de la que hablaba Matías Almeyda, la de los cuatro marcadores centrales y los tres número cinco? Habrá que entender las razones de un entrenador apurado por los resultados, que prescindió del tridente y se acomodó a las circunstancias.

Cambiar, a veces es madurar.

Entonces, no muestra rubores River en el Monumental, jugando de contraataque, como tantas veces lo amargaron. Liquidando a un rival que intenta otro fútbol y muere con las botas puestas. Puede pecar de ingenuo Godoy Cruz, es cierto. Sin embargo, cualquier vocación ofensiva se diluye sin una buena red de contención ni una pizca de suerte. Lo tiene muy claro este River renovado, efectivo y utilitario que tiene a Leonardo Ponzio de bandera y a Rodrigo Mora como estandarte.

La lluvia no había empañado la visión en el primer tiempo.

Atacaba Godoy Cruz, como si estuviera al ladito de la Cordillera.

Escalaba hacia la cima del área con buen trato de pelota. La hacía circular de derecha a izquierda, con Gonzalo Castellani de un lado y Alexis Castro del otro. Y no se había consumido ni siquiera un minuto y medio cuando Mauro Obolo sorprendía desde la medialuna con un bombazo que, tras rozar en Germán Pezzella, se estrelló en el travesaño. Y fueron por más esos mendocinos audaces de Omar Asad. Volcados en ataque, sedientos de gol. Pero Castro le entró mal y lo que pintaba para obra de arte terminó siendo un mamarracho.

River esperaba. Agazapado.

No parecía una cobardía indigna, pero aguantaba atrás. Y decidió pegar de contraataque.

Entonces, consiguió lo que tanto le costó otros domingos. Se agitaron los uruguayos como las olas bravas del Río de La Plata, Carlos Sánchez y Mora, que asistió a Martín Aguirre. Con la puntita del pie bien puesta delante de las narices de Nelson Ibáñez, el pelado bahiense lo gritó sin vergüenza pese al pasado en Mendoza. ¿Cómo no hacerlo, si un minuto antes todo pudo ser un dolor de cabeza?

Y enseguida, Ponzio se iluminó desde una pelota detenida y todas las luces se le volvieron a apagar a Ibáñez, adelantado, estéril de guantes. Y el volante figura marcó el gol en su partido centenario. Y alivió a la gente. Y no fueron más los gritos sagrados porque Ibáñez se recuperó de un rebote innecesario que ofreció ante un remate de David Trezeguet, otro disparo del capitán se perdió por encima del travesaño y un tiro libre de Mora con rosca se durmió en el techo del arco. Y los hinchas no lamentaron las ocasiones perdidas porque, otra vez el horizontal, se lo negó a Mauro Obolo en el final.

Y a propósito de Trezeguet, como en el 4-3-3 sobraba Rogelio Funes Mori, en este 4-4-2 el que parece un sapo de otro pozo es el francés . Porque tiene que retroceder demasiado para encontrar una pelota clara y no cuenta con la velocidad que precisa esta estrategia. Almeyda, esta vez, lo vio muy claro. Y lo sacó en el arranque del segundo tiempo. Y le dio pista a un Rogelio hábil y asistidor. Un buen compañero para Mora, guapo, encarador, capaz de llevarse a una hilera de defensores por delante.

Y sin Ponzio, lesionado, Aguirre fue un león sin melena que se comió el mediocampo. Con Godoy Cruz expuesto y sin pimienta adelante, bien contenido por Bottinelli, sólido entre tantos centrales, River se hizo un banquete en cada contra.

Y el Mellizo le puso un pase genial a Sánchez, que definió cruzado. Y a Ibáñez se le escapó un tiro libre que Mora empujó al gol. Y Sánchez cerró una noche inolvidable con una vaselina notable. Para volver a ganar en casa, empezar a definir un estilo de juego y pensar en pelear arriba y no abajo.

No es poca cosa.

Fuente:www.clarin.com

   

  •  


COMPARTIR:

Comentarios