Miércoles 17 de Julio de 2024

Hoy es Miércoles 17 de Julio de 2024 y son las 19:55 -

17.6°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

OPINIÓN

6 de agosto de 2023

Encuestas: dilemas y certezas en la semana previa a las PASO

De acuerdo a los últimos sondeos, Juntos por el Cambio y Unión por la Patria llegan a la semana previa a las PASO en un escenario de paridad, con la coalición opositora levemente por arriba. Patricia Bullrich continuaba como favorita pero Horacio Rodríguez Larreta achicó las diferencias. Todo indicaba que Sergio Massa logrará su objetivo de ser el candidato más votado individualmente, empujado por los votos de la provincia de Buenos Aires. Javier Milei detuvo su caída y se estabilizó alrededor del 20%. El ausentismo será clave.

Por Fernando Cibeira

De acuerdo a los últimos sondeos, Juntos por el Cambio y Unión por la Patria llegan a la semana previa a las PASO en un escenario de paridad, con la coalición opositora levemente por arriba. Patricia Bullrich continuaba como favorita pero Horacio Rodríguez Larreta achicó las diferencias. Todo indicaba que Sergio Massa logrará su objetivo de ser el candidato más votado individualmente, empujado por los votos de la provincia de Buenos Aires. Javier Milei detuvo su caída y se estabilizó alrededor del 20%. El ausentismo será clave. 

Es una posibilidad muy difícil de anticipar en una encuesta y podría modificar las tendencias. Con todo, algo que se comprobó en los últimos días fue una suba tanto de Massa como de Rodríguez Larreta, dos candidatos moderados dentro de las dos principales coaliciones. No generan grandes entusiasmos, pero cuando llega la hora de votar suelen ser los elegidos por los electores menos politizados. Todo indicaría que en la última semana el jefe de gobierno porteño recortó la ventaja que le llevaba Bullrich hasta quedar muy cerca, en escenario de empate técnico. Rodríguez Larreta tuvo su golpe de efecto con los apoyos que le brindaron Facundo Manes y María Eugenia Vidal. 

"Son dos votos", minimizó Bullrich para celebración de su hinchada, pero el golpe se sintió. Principalmente, porque pese a llevar la delantera según los sondeos, la ex ministra prácticamente no ganó respaldos partidarios mientras que su adversario cerró con el sector radical de Gerardo Morales y Martín Lousteau, el peronismo republicano de Miguel Angel Pichetto, el ala liberal de José Luis Espert y no le permitieron sumar al gobernador cordobés Juan Schiaretti. Además, en las elecciones provinciales Larreta se anotó algunos triunfos de sus candidatos, especialmente con Maxi Pullaro en Santa Fe. Por eso, más allá de la ironía, los anuncios no fueron una buena noticia para Bullrich, que se conocieron a la par de sus nuevos bloopers en materia económica. 

"A mí siempre me dieron parejos, pero ahora hay varios colegas que los tienen en menos de tres puntos, que para nosotros está en el margen de error", comentaba un consultor. La contienda podría resolverse en la provincia de Buenos Aires, donde se da la extraña situación que Bullrich está un poco mejor que Larreta, pero su candidato a gobernador Néstor Grindetti aparece muy detrás de Diego Santilli, el postulante larretista. El jefe de gobierno tratará de aprovechar la situación y tiene previsto un cierre junto al "Colo" el jueves en La Plata. Por lo general, el efecto "arrastre" lo produce el candidato a presidente, el más visible de la sábana por más que a Santilli le hayan coloreado su boleta a gobernador de rojo. Según cómo el elector de Juntos por el Cambio resuelva esta situación podría definirse la primaria.

Luego de una interna despiadada, Bullrich y Larreta consensuaron esperar los resultados en el mismo búnker, en una simulación de unidad. Quien resulte ganador deberá trabajar mucho para sortear la fuga de votos en octubre que, hoy por hoy, parece inevitable.  Un dilema de votos similar se produce en Unión por la Patria. Un encuestador acababa de medir en 20 municipios de los más poblados de la primera y de la tercera sección electoral contratado por el oficialismo. Dadas las circunstancias, consideraba que a UP le irá bastante bien y que se posiciona para retener la provincia, pero con otro interrogante a resolver. "En los municipios que al peronismo le va muy bien, tengo al intendente con una intención de voto entre 55 y 60%, a Axel con el 45% y a Massa con el 35%. ¿Qué porcentaje va a prevalecer? Si se estabiliza en la línea de los intendentes, el peronismo podría hacer una muy buena elección en este contexto económico", indicaba el consultor. 

"Lo más probable es que nosotros empujemos un poco para arriba la boleta y que las candidaturas nacionales nos tiren a nosotros un poco para abajo y se estabilice en un promedio", comentaba un intendente de UP. Entendía la diferencia en que la gente premiaba el esfuerzo del gobierno de cercanía y veía mucho más distante la pelea nacional. Aclaraba que no tenía que ver con la economía y las politicas nacionales, porque aseguraba que la misma diferencia de porcentajes se daba entre los intendentes de Juntos por el Cambio y sus candidatos presidenciales. "Axel está muy bien", aclaraba

A priori, Massa es un candidato que podría ayudar al peronismo al votante de la región centro del país. El ministro de Economía esta semana estuvo en Córdoba -territorio hostil al kirchnerismo por excelencia- y la que viene recorrerá Santa Fe. Recortar distancia en esa zona es clave, de manera que la ventaja que el oficialismo pueda obtener en la provincia de Buenos Aires le sirva para compensar. En definitiva, serían dos tercios: entre Juntos por el Cambio y Unión por la Patria obtendrían entre el 30 y el 35% de los votos cada uno, dejando un escenario expectante. Será algo nuevo desde 2003 a esta parte que quien gane lo haga con un porcentaje tan bajo..

El antiperonismo reúne habitualmente un 40% del electorado: es lo que sacó Mauricio Macri luego de un gobierno desastroso. Si esta vez Juntos por el Cambio obtendrá menos tiene que ver con la irrupción de Milei, que divide el frente anti. El voto libertario en las elecciones provinciales resultó un fiasco y Milei comenzó a caer, desinflando el escenario de tres tercios que en algún momento planteó Cristina Kirchner. Sin embargo -por ahora meramente un fenómeno estadístico-, en los últimos días Milei repuntó y en los sondeos se estabilizó en alrededor del 20%.

Para Unión por la Patria es vital que se mantenga para evitar una fuga hacia Bullrich, lo que incluso podría poner en peligro que efectivamente Massa resultara el candidato más votado. "No lo quiero difundir mucho porque no lo entiendo, pero a mí me dio que Milei creció en los últimos días", comentaba, con cierto desconcierto, un encuestador. Tal vez los pifies de Bullrich actuaron en beneficio del supuesto conocimiento del libertario en materia económica. ¿Será?

Por su parte, Grabois se mantiene según los encuestadores en alrededor de un 5% de intención de voto, clave para arrimar a Unión por la Patria a los porcentajes de Juntos por el Cambio y dejar el escenario abierto. Con posibilidades de superar el 1,5% de votos en las PASO y competir en la elección general se ubican el FIT -con Myriam Bregman como la candidata más votada-, el peronismo federal de Schiaretti y el peronismo ortodoxo del ex secretario de Comercio Guillermo Moreno. Pero las encuestas -ya lo dicen hasta los propios encuestadores- no dan seguridades.

Fuente: www.eldestapeweb.com

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:

Comentarios