Viernes 12 de Agosto de 2022

Hoy es Viernes 12 de Agosto de 2022 y son las 17:58 -

23°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

PROVINCIALES

31 de diciembre de 2021

Nena de 9 años fue asesinada apuñaladas y no sufrió violación

El cadáver fue hallado en un pozo ciego. Tenía más de 10 puñaladas. La habrían matado sobre una cama en casa del papá, quien estaba de pesca. La madre fue demorada, pero la principal sospecha recae en su hermanastro, de 18 años.

Desde el miércoles a la tarde, la ciudad correntina de Bella Vista quedó envuelta en un clima de conmoción. La noticia del asesinato de una nena de 9 años generó dolor, repudio y un inmediato clamor de justicia.

La menor no fue abusada sexualmente y la ultimaron de más de diez puñaladas, según los resultados de un estudio médico forense realizado ayer en la capital provincial.

Si bien creen tener encaminado el esclarecimiento, existía un punto a resolver: el motivo del ataque marcado por cierta alevosía.

Como primera medida, resultaron demorados la mamá, Ramona Eusebia M.; un tío de la pequeña de 19 años, y la novia de ese joven. Pero todas las sospechas apuntan como presunto autor material a un hermanastro de la menor, identificado con el apellido Sánchez, de 18 años, ya detenido.

La veintena de detectives abocados al caso lograron la detención del "hijastro de la madre de la víctima" por tratarse del principal sospechoso, según indicaron a diario época fuentes relacionadas a la investigación.

El crimen de horrendas características se produjo en una vivienda del barrio Piscicultura, propiedad del papá de la nena identificada con el nombre de Patricia.

Ese hombre, llamado Ramón, quien está separado de Ramona M., estaba ausente al momento de ocurrir el delito. Había salido de pesca el lunes para ir a una isla y regresó anteayer, alrededor de las 17.

Según obra en la causa, Ramón comenzó a buscar a su hija suponiendo que salió a casa de algún familiar. Así es como fue a lo de una abuela y unas tías. Pero al no dar con ella, volvió a su domicilio y decidió forzar la puerta con ayuda de un vecino.

Apenas traspasó el umbral, supo que algo malo había ocurrido. Sobre una cama, observó claros rastros de sangre. Desde ese lugar, y como si fuera un sendero, quedaron otras marcas sobre el piso, hasta llegar frente a la tapa semidestruida de una cámara séptica ubicada en el patio trasero.

Los indicios ya hacían pensar lo peor. Entonces, desesperado, Ramón alertó a la Policía. De forma urgente acudieron efectivos de la comisaría Primera y de la comisaría de la Mujer y el Menor.

Ante la evidencia, comunicaron la situación a las autoridades judiciales y se dispuso un pedido de colaboración a personal de la Unidad Especial de Bomberos de la fuerza provincial.

Poco antes de la medianoche, los expertos extrajeron el cuerpo de la menor. Estaba sumergido entre excremento. A simple vista tenía lesiones de arma blanca en el rostro y el cuello. Luego, la autopsia determinó otras heridas "punzo cortantes" en tórax y abdomen.

Del interior del foso fue sacado un cuchillo que podría ser el utilizado para cometer la agresión sangrienta.

La mamá fue la primera en responder algunas preguntas, pero las respuestas "no convencieron" a los efectivos. Dijo que no sabía sobre la niña desde la noche del martes cuando la dejó en esa casa. En igual sentido, los detectives posaron sospechas en el tío materno de la víctima y en su novia. Al final, la lupa se posó en el hermanastro.

Declaraciones de vecinos sirvieron para orientar la pesquisa en torno al muchacho de 18 años. Lo habrían visto merodear esa casa en horario de la madrugada.

Poco a poco, la noticia ganó las calles y los vecinos quisieron tomar represalias hacia los sospechosos.

El cadáver fue trasladado al Instituto Médico Forense (IMF) dependiente del Poder Judicial para ser expuesto al estudio. Un resultado contundente indica que la niña no sufrió abusos sexuales, echando por tierra la hipótesis que se difundieron en publicaciones basadas en informes extraoficiales.

La data de muerte sería estimada en unas 12 horas anteriores al descubrimiento del cuerpo, es decir en la madrugada del miércoles.

En todo el escenario de los hechos, los expertos en pericias levantaron huellas de sangre, divisaron pisadas con calzados, secuestraron el cuchillo, ropas, sábanas, e incluso habrían encontrado cabellos diseminados en el suelo.

Anoche, vecinos planificaban realizar movilizaciones para reclamar justicia y castigo a los culpables del asesinato.

Fuente:www.diarioepoca.com



COMPARTIR:

Comentarios