Miércoles 25 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 25 de Mayo de 2022 y son las 20:26 -

24.2°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

PROVINCIALES

11 de diciembre de 2021

Valdés asumió tomado a los símbolos de la historia y con un desafío de progreso

El gobernador y su vice, Pedro Braillard Poccard, juraron ayer ante la Asamblea Legislativa y en un acto frente a la Casa de Gobierno, el mandatario recibió los atributos de mando. Gestos a la oposición y un llamado a construir mejores condiciones económicas.

El bastón de mando que tomó ayer Gustavo Valdés es de plata labrada en Mercedes. Se trata del metal que simboliza los aniversarios número 25, el que desde ayer representa seguramente el próximo desafío de la alianza que gobierna Corrientes hace 20 años y se extenderá por 24: obtener un nuevo periodo después de esta renovación que trajo significancia a la era post Colombi en el Estado.

Si bien Valdés se apoyó ayer en la continuidad como uno de los valores políticos que sustentan la gestión del radicalismo y sus aliados, su nueva etapa al frente del Poder Ejecutivo lo colocó también ante un vitral empañado por lo que consideró “el estancamiento en el que estamos metidos” como país.

Se empeñará, según anunció, en conjurar la falta de trabajo con el desafío de generar progreso.

“Trabajo para todos los correntinos”, pronunció en los mensajes que dio ante la Asamblea Legislativa y la plaza, luego de tomar los atributos conferidos por el 76,9 por ciento de los votos obtenidos el 29 de agosto y que no olvidó revalidar

El mandatario ayer se posicionó como el principal estandarte de una serie de banderas históricas que recrean la épica correntina. Habló de los 200 años de constitución que cumple la provincia, reivindicó la figura de Pedro Ferré, capitalizó el aniversario 20 de la vida institucional sin intervenciones federales y recordó también los 38 años que se cumplieron desde la asunción de Raúl Ricardo Alfonsín en el país.

Blandió así una serie de símbolos que intentan ser más que amuletos. La demostración fue dada por los gestos hacia el exgobernador José Antonio “Pocho” Romero Feris, el autonomista que asumió en la provincia en la restauración democrática de 1983, así como a Ricardo Colombi, su correligionario encargado de iniciar el gobierno que asumió el 10 de diciembre de 2001.

Y lo subrayó al comunicar que en esta nueva etapa dedicará mayor tiempo a “escuchar a los que no nos acompañan, a escuchar a la oposición”. Fue el disparo que embocó al arco de la grieta.

Sin embargo, no evitó marcar los matices, y lo hizo especialmente al reclamar a la Nación una mayor apertura federal. 

En los primeros cinco minutos de su mensaje ante la Legislatura, Valdés marcó que le toca gobernar Corrientes con un presidente “de distinto signo”, con el que, dijo, “sin especulaciones procuramos establecer una relación colaborativa (...) por momentos pudimos avanzar, en otros tuvimos dificultades, estamos dispuestos a poner el hombro, porque la Argentina somos todos”.

Y avanzó con tinta indeleble: “Partimos de una premisa básica: exigimos respeto a las autonomías de las provincias”. Fue el reclamo de federalismo más conciso que subrayó al pronunciar: “Queremos vivir en un país genuinamente federal”.

¿De qué habla Valdés cuando menciona ese contexto nacional? Postula a Corrientes y a su gestión como lo que él mismo consideró un modelo, para intervenir en la discusión a nivel país y bordar una marca registrada de su estilo de gobierno, como lo es traspasar los límites de la provincia para posicionar, por un lado a la oposición, pero por otro lado a su figura que asciende en el concierto de las expresiones no peronistas del país.

De hecho, la jornada fue en sí misma un jubileo opositor.

Vinieron a respaldar su nueva etapa representantes de la órbita nacional de Juntos por el Cambio, como la nueva vicepresidenta del Senado, la santafesina Carolina Losada, el jefe del radicalismo en la Cámara alta, Luis Petcof Naidenoff, los chaqueños Ángel Rozas, Víctor Zimerman, Leandro Zdero, entre otros y otras, como Belén Tapia, de Santa Cruz y el referente de la Coalición Cívica-ARI, Maximiliano Ferraro.

Se trata de escoltas de una condición que sostiene la figura nacional de Valdés, por ser el gobernador más votado del país.

Proyección

En su mensaje, Gustavo Valdés marcó algunas pautas que hablan de su nueva etapa, de la evolución que lo llevó del “Corrientes somos todos” a los ejes de modernización, desarrollo e inclusión social.

La principal determinación tomada para los próximos cuatro años, sostuvo, es la generación de empleos, porque, dijo, “no podemos repartir lo que no existe; los planes sirven para la emergencia”.

En tanto que cimentó su iniciativa al promover como una condición de riguroso cumplimiento sostener la seguridad jurídica, con lo cual destacó que la provincia tiene “un nivel de deuda bajísimo” y la escucha activa a los inversores.

En ese sentido, se refirió a “un banco fuerte”, a las alternativas de crédito y de producción con promoción oficial, así como llamó al sector privado a contar con el Gobierno.

Recambio en la vice con el retorno de Braillard

Luego de cumplir seis años en el Senado de la Nación, Pedro Braillard Poccard asumió ayer por segunda vez en su carrera política como vicegobernador de la provincia. Esta vez, junto a Gustavo Valdés y nuevamente como aliado del radicalismo.

Asumió leyendo su fórmula de juramento escrita en un papel que el propio Valdés sostuvo. Minutos después se marcó, quizá, el más perceptible de los símbolos del protocolo que indican que hubo cambio en el poder, al reemplazar en el sillón de la presidencia de la Asamblea Legislativa a Gustavo Canteros.

El marco protocolar tuvo cuatro bancas vacías, las de diputados del bloque justicialista que no concurrieron a la ceremonia.

Todo lo demás contó con acompañamiento sincronizado de las piezas que conformaron una transición, a simple vista sin contratiempos, pero que se notará en el Poder Legislativo, pues el retorno de Braillard Poccard sí resulta un cambio político en la cúspide de esa pirámide.

Fuente:www.ellitoral.com.ar

   

 

 

 



COMPARTIR:

Comentarios