PROVINCIALES

23 de noviembre de 2018

La Alameda denunciará las escuchas telefónicas

La Fundación Alameda denunciará ante la justicia federal las escuchas telefónicas que “pasaron desapercibidas” durante el conflicto de los chóferes de ERSA. Audios entre gremialistas de la conducción nacional con los chóferes en huelga se viralizaron, pero nadie se percató que las conversaciones fueron interceptadas ilegalmente, lo que constituye un grave delito que seguramente a partir de la próxima semana deberá ser investigado por el ministerio Público de la Nación.

¿Quién las ordenó? Hasta donde se sabe, equipos sofisticados de interceptación de llamadas, tienen entre otros, las fuerzas de seguridad federales (Gendarmería), como también la policía local, tras una donación del empresario del juego Jorge Goitia, quien lo adquirió en EE.UU., luego de sufrir el secuestro de su nieta. Según fuentes confiables, la manipulación de escuchas telefónicas desde sectores de la policía de Corrientes, no son controladas por la justicia. Aseguran que para los uniformados locales se pudo haber convertido en un juego. ¿Quién chupó las conversaciones? Orden judicial no había. Aunque el peor de los casos, quien fue el responsable de su distribución vía redes sociales, lo que terminaría provocando que cualquier persona tenga acceso a los audios. ¿A quién le beneficiaba que se escuchen? Todas las miradas apuntan al empresario del transporte urbano, el que soportaría uno de los Paro más contundentes de las últimas décadas. Dicen que buscaba desacreditar con los audios a los trabajadores en huelga, en su relación con el gremio a nivel nacional.

ALGUIEN ESCUCHA

De un tiempo a esta parte se sospecha que desde la rosada correntina, sobre todo en la anterior administración, se practicaban escuchas subrepticias (ilegales) a teléfonos móviles de dirigentes políticos, funcionarios y periodistas. La justicia federal nunca quiso concretar una investigación seria por los vínculos con el poder de turno.
No para pocos, lo que ocurrió en estos seis días de duro conflicto, es el claro ejemplo que desde las altas cumbres, alguien escucha. El delito es federal. Pruebas sobran. Se las puede encontrar en cientos de comunicaciones vía whatsapp donde se viralizaron los audios de charlas privadas.

Fuente:diario1588.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios