9 de noviembre de 2017

Ricardo, en la cumbre de gobernadores

El Gobernador ya viajó para reunirse con Macri. Nubarrones por el lado financiero. Preocupación de los sectores citrícolas de la provincia por los anuncios del Gobierno nacional.

El gobernador Ricardo Colombi, junto a sus pares de otras provincias, se reunirá hoy con el presidente Mauricio Macri, para seguir analizando el paquete de reformas impositivas, previsionales y laborales, en un contexto que ofrece claroscuros. Es que por un lado hay síntomas positivos de reactivación económica, pero al mismo tiempo el contexto financiero se hace problemático, habiendo escalado la Argentina hacia el grupo de países de mayor riesgo en el Mundo (ver aparte).

Los reclamos de sectores productivos de economías regionales también se empiezan a oír con más fuerza. Los viñateros cuyanos fueron los primeros en hacer sentir sus quejas. Y en Corrientes se sumaron ayer los productores citrícolas, ya que el anunciado aumento de impuestos para bebidas azucaradas podría impactar negativamente sobre la producción citrícola provincial (ver aparte). ¿Hará llegar Colombi estas preocupaciones al Presidente? En la agenda de la reunión cumbre de hoy se sumará seguramente la necesidad propuesta por los gobernadores de una salida política a la demanda por el Fondo del Conurbano, que desde agosto del año pasado promueve la provincia de Buenos Aires. Por su parte, en el plano provincial Colombi dejó algunos deberes en orden. Por ejemplo, ingresó a la Cámara de Diputados la adhesión local a la Ley de Riesgos de Trabajo. Otro de los temas en agenda es la reforma previsional y la armonización de las cajas provinciales. Corrientes es una de las 13 jurisdicciones que mantiene su propio sistema.   GESTIONES   El gobernador Ricardo Colombi viajó ayer a Buenos Aires para continuar con la agenda de gestiones ante el Gobierno nacional. Participará del cónclave de mandatarios provinciales en Olivos con el presidente Mauricio Macri. Ya recuperado de un problema de salud, el Gobernador viajó ayer Buenos Aires para avanzar con gestiones ante el Gobierno nacional, según confirmaron ayer. Hoy se reunirá con el mandatario y con sus pares de otras provincias en la Quinta de Olivos. La reforma laboral, la tributaria y la armonización de las cajas previsionales, son algunos de los temas de una abultada agenda que está acalorando el debate en las jurisdicciones provinciales y en los ámbitos laborales. A todo esto, se suma la necesidad propuesta por los gobernadores de una salida política a la demanda por el Fondo del Conurbano, que desde agosto del año pasado promueve la provincia de Buenos Aires. Corrientes respondió en esa dirección la semana pasada a la Corte Suprema de la Nación. Macri aterrizará en el país luego de sendos encuentros con empresarios en Nueva York, tras rendir homenaje a las víctimas argentinas de ataques terroristas. A la ciudad fue con tres mandatarios provinciales, Gustavo Bordet de Entre Ríos, Juan Schiaretti de Córdoba, y Miguel Lifschitz de Santa Fe. Según publicó ayer el diario La Nación, el objetivo sería aprobar la reforma laboral antes de fin de año. Por su parte, Colombi dejó algunos deberes en orden. Por ejemplo, ingresó a la Cámara de Diputados la adhesión local a la Ley de Riesgos de Trabajo. Se trata de un pedido insistente de la Casa Rosada.

Argentina, en la lista negra La agencia de calificación crediticia S&P Global ubicó a la Argentina en la nueva lista de "países frágiles", muy permisibles a los vendavales económicos que se desaten en las grandes potencias del mundo.  S&P reorganizó su lista de naciones que se vieron más afectadas negativamente en un entorno de tasas de interés en alza. En el listado, además de la Argentina figuran Turquía, Pakistán, Egipto y Qatar. Son los nuevos "cinco frágiles", remarcaron las cadenas de noticias internacionales.  "Son las economías de mercados emergentes que sufrirán más con esta nueva política de las naciones desarrolladas", sostuvo el reporte de la agencia internacional. Las condiciones monetarias son "excepcionalmente acomodaticias" y, para algunos mercados emergentes, "el entorno de financiación es ahora el más benigno en la memoria", dijo en un informe Moritz Kraemer, director general de S&P Global y jefe de calificación global soberano. "Sin embargo, la amenaza del ajuste monetario ahora es más concreta que antes", remarcó. Después de años de política monetaria ultra-laxa desde el colapso financiero mundial de 2008, los bancos centrales de todo el mundo han comenzado a revertir sus programas de flexibilización cuantitativa e incluso han elevado las tasas de referencia en algunos casos. La Reserva Federal de los Estados Unidos comenzó a subir las tasas de interés y el Banco de Inglaterra dio el mismo paso la semana pasada, por primera vez desde 2007. El Banco Central Europeo también anunció que reducirá su compra de bonos gubernamentales y corporativos a partir del próximo año. Según Cnbc, una política monetaria más estricta plantea "riesgos" para las economías emergentes en una variedad de formas. Una de las posibles consecuencias es el aumento en los costos de endeudamiento para estas naciones, ya que el dólar generalmente aumenta a medida que se aumentan las tasas, y las cinco frágiles toman préstamos en moneda estadounidense. Otra posible impacto de elevar las tasas es la fuga de divisas, de la mano de la especulación financiera y la falta de inversiones genuinas: los inversionistas estadounidenses vuelven a enviar su dinero a su país de origen en previsión de mayores rendimientos.   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios