Un co­mer­cio ubi­ca­do en la lo­ca­li­dad de Cu­ru­zú Cua­tiá su­frió un in­cen­dio a ra­íz de una fu­ga de gas, de­jan­do co­mo sal­do dos per­so­nas con que­ma­du­ras aun­que las le­sio­nes no se­rí­an gra­ves, se­gún se in­di­có.

l he­cho ocu­rrió el sá­ba­do al­re­de­dor de las 21, en el lo­cal ubi­ca­do por las ca­lles Caá Gua­zú y Bon­pland. Allí, unas per­so­nas se en­con­tra­ban re­pa­ran­do una ga­rra­fa, la que es­ta­ba co­nec­ta­da a la co­ci­na jun­to a otros cua­tro tu­bos. En me­dio de es­to, ac­ci­den­tal­men­te, se pro­du­jo la fu­ga de gas que de­ri­vó en un gran in­cen­dio.
Den­tro del in­mue­ble ha­bía tres per­so­nas, quie­nes lo­gra­ron es­ca­par de las lla­mas, sa­lien­do por sus pro­pios me­dios.
En tan­to se pre­ci­só de dos do­ta­cio­nes de bom­be­ros pa­ra apa­gar el fo­co íg­ne­o, que co­bró di­men­sio­nes pre­o­cu­pan­tes.
Tras ba­ta­llar con­tra el fue­go, los agen­tes lo­gra­ron apa­gar­lo, aun­que lue­go de­bie­ron re­ti­rar otras dos ga­rra­fas, que con­ti­nua­ban con pér­di­das. Mien­tras es­to ocu­rrí­a, per­so­nal de trán­si­to y po­li­cí­as de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra tu­vie­ron que cor­tar la cir­cu­la­ción de ve­hí­cu­los.
Dos per­so­nas, una mu­jer y un hom­bre, su­frie­ron al­gu­nas que­ma­du­ras de pri­mer gra­do en sus ros­tros, por lo que fue­ron has­ta un sa­na­to­rio pri­va­do pa­ra ser aten­di­das.
Sus vi­das no co­rrie­ron pe­li­gro, se­gún ma­ni­fes­ta­ron fuen­tes lo­ca­les.

Ca­mio­ne­ta que­ma­da
Por otro la­do, en uno de los ac­ce­sos a la ciu­dad de Mbu­ru­cu­yá ar­dió en lla­mas una ca­mio­ne­ta que ha­bría su­fri­do un des­per­fec­to téc­ni­co, sien­do to­tal­men­te con­su­mi­da por el fue­go.
Se tra­ta de una pick up mar­ca Bla­zer DLX, la que al mo­men­to del in­ci­den­te era ocu­pa­da por un ciu­da­da­no de ape­lli­do Fre­te.
Mien­tras se en­con­tra­ba cir­cu­lan­do, el hom­bre no­tó que del ta­ble­ro co­men­zó a sa­lir hu­mo, por lo que de­ci­dió de­te­ner la mar­cha. En ese ins­tan­te el fue­go se de­sa­tó so­bre el ve­hí­cu­lo. Su ocu­pan­te ba­jó del ro­da­do e in­ten­tó apa­gar­lo por sus pro­pios me­dios, aun­que to­do re­sul­tó inú­til por lo que lla­mó a los bom­be­ros.
Una vez en el lu­gar, la do­ta­ción de bom­be­ros lo­gró dar fin al fue­go, aun­que po­co que­dó del ro­da­do, so­la­men­te su es­truc­tu­ra.
El in­te­rior fue con­su­mi­do ca­si en su to­ta­li­dad, ge­ne­ran­do pér­di­das ma­te­ria­les eco­nó­mi­cas enor­mes pa­ra su ocu­pan­te, que afor­tu­na­da­men­te sa­lió ile­so. Tras ello se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar las cau­sas del fo­co íg­ne­o. De es­ta ma­ne­ra el ro­da­do se­rá ins­pec­cio­na­do por las au­to­ri­da­des, aun­que la hi­pó­te­sis prin­ci­pal es que se tra­tó de una fa­lla me­cá­ni­ca.

Fuente.diarioepoca.com

Compartir

Comentarios