Enrique Alfonso Severo debía declarar este mediodía en el juicio oral contra las patotas de la Unión Ferroviaria y su titular José Pedraza por el crimen del militante del PO, pero su familia denunció que desde las 23 de anoche, cuando salió en un Clio negro desde su casa en Sarandí, partido de Avellaneda, no dan con su paradero y no hay respuesta en las llamadas a su celular. Severo trabaja en Ferrobaires, en la sede de Constitución, y ya había recibido ataques por parte de "barrabravas" de la UF, según señaló su hijo, Gastón Severo. El Ministerio de Seguridad ordenó la búsqueda a nivel nacional.

 

"Anoche habló con la mamá de mi hijo, que había sido operado, y le dijo que lo iría a visitar y lo mismo le dijo a mi mamá. Eran las diez y media. Nunca llegó a destino y desde las once que llamamos a su celular y da directamente el contestador”, contó el hijo del testigo, en diálogo con PlazadeMayo.com.

El testimonio que Severo tenía que brindar hoy en Comodoro Py aportaría información sobre las conexiones entre Cristian Favale y los integrantes de la patota de Constitución. "Mi padre nunca tuvo miedo de nada. El aportó mucha información a la causa. Siempre estuvo para ayudar y, por ayudar, termina siendo dañado uno mismo", sostuvo el hijo.

Severo -que vestía un pantalón de jean, camisa y zapatos, y no tenía problemas de salud, según refirió su familia- salió de su casa anoche a las 22.30 a bordo de un auto Renault Clío negro, chapa HGA-137, y nunca llegó a la casa de su hijo, donde se dirigía.

La familia hizo la denuncia policial en las comisarías 4ta. y 6ta. de Avellaneda e incluso recorrió hospitales de la zona sin resultados favorables. En este marco, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 21 que llevan a adelante el juicio analizaban esta mañana la situación.

Según fuentes allegadas a las querellas, en la etapa de la instrucción, Severo narró que el 19 de octubre (un día antes del ataque de la patota a los trabajadores tercerizados) fue convocado a oficinas de la UGOFE donde los "convocaron" para el día siguiente, pero que él se negó a participar y a eso atribuía un tiroteo sobre su casa la noche del 20 de octubre de 2010, cuando fue asesinado Mariano Ferreyra.

Fuente:www.pagina12.com.ar

 
 

Compartir

Comentarios