El Surán hallado destruido, antes de descubrirse el crimen de un joven, era robado. Lo usaban para traficar marihuana. Hay un amigo de la víctima detenido. Buscan a otro conocido. No serían los homicidas. Los tres habían entrado al “negocio” de venta de alucinógeno.

Po­co a po­co em­pie­zan a tras­cen­der de­ta­lles en tor­no al ase­si­na­to de un jo­ven en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de San Cos­me. Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les es­ta­ble­cie­ron que el au­to­mó­vil cal­ci­na­do a un cos­ta­do de la Ru­ta 12, pró­xi­mo a la ca­pi­tal pro­vin­cial, fue usa­do por los pre­sun­tos cri­mi­na­les pa­ra el trá­fi­co de ma­ri­hua­na.
El Volks­wa­gen Su­rán ha­lla­do des­trui­do en el ki­ló­me­tro 1041 fi­gu­ra co­mo ro­ba­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Y no só­lo eso, an­tes de mo­rir Cris­tian Adrián Gon­zá­lez, de 24 años, ha­bría si­do vis­to en ese ve­hí­cu­lo, se­gún da­tos ex­tra­o­fi­cia­les.
El miér­co­les a la ma­ña­na, ra­to an­tes del ama­ne­cer, el Su­rán fue aban­do­na­do en el ac­ce­so a una es­tan­cia. Lo que­ma­ron a pro­pó­si­to con el pre­sun­to afán de bo­rrar hue­llas com­pro­me­te­do­ras.
Se su­po­ne que en ese au­to es­ca­pa­ron, en di­rec­ción a Co­rrien­tes, los ho­mi­ci­das. Lo hi­cie­ron des­de el cam­po del pa­ra­je En­se­na­da Gran­de, pró­xi­mo al ki­ló­me­tro 1070, en el cual ese día por la tar­de en­con­tra­ron muer­to a Gon­zá­lez de un gol­pe en la ca­be­za.
Dia­rio épo­ca ya ha­bía des­li­za­do la po­si­bi­li­dad de que el au­to­mó­vil que­ma­do tu­vie­ra re­la­ción con el su­pues­to “a­jus­te nar­co”. Y la ca­si con­fir­ma­ción apa­re­ció ayer cuan­do las au­to­ri­da­des es­ta­ble­cie­ron que so­bre el ve­hí­cu­lo exis­tía un vi­gen­te pe­di­do de lo­ca­li­za­ción y se­cues­tro de par­te de la Jus­ti­cia bo­na­e­ren­se.
Por el ca­so exis­te un ami­go de la víc­ti­ma de­te­ni­do. Se tra­ta de un mu­cha­cho de alias “Le­chu­ga”, quien sa­bía del “en­cuen­tro” que Gon­zá­lez de­bía man­te­ner con pre­sun­tos in­te­gran­tes de una red tra­fi­can­te de es­tu­pe­fa­cien­tes.
Su­pues­ta­men­te “Le­chu­ga”, Cris­tian y otro ami­go de am­bos, quien ayer per­ma­ne­cía pró­fu­go, in­cur­sio­na­ron no des­de ha­ce mu­cho tiem­po en el “ne­go­cio” de la ven­ta de ma­ri­hua­na que in­gre­sa­ban des­de la Re­pú­bli­ca del Pa­ra­guay.
Los co­no­ci­dos de Gon­zá­lez, en prin­ci­pio, no fi­gu­ran co­mo los pre­sun­tos res­pon­sa­bles del ase­si­na­to. Pe­ro las sos­pe­chas apun­tan a que sa­brí­an quié­nes po­drí­an ser­lo.
En cuan­to al mó­vil del cri­men, to­do apun­ta­ría a un pro­ble­ma de “tran­sac­ción co­mer­cial”. Los au­to­res se­rí­an al me­nos dos y por la ma­ne­ra en que se pro­du­jo la agre­sión se es­ti­ma que el jo­ven ul­ti­ma­do dia­lo­ga­ba con uno de ellos cuan­do el otro le pe­gó en la par­te pos­te­rior de ca­be­za (o­ca­sio­nán­do­le frac­tu­ra de crá­ne­o) con el uso de un ob­je­to con­tun­den­te.
El es­ce­na­rio del ho­mi­ci­dio fue un cam­po de pro­pie­dad pri­va­da, aje­no a los in­vo­lu­cra­dos, quie­nes sin em­bar­go lo usa­ban pa­ra es­con­der en­tre la ma­le­za los bul­tos con ma­ri­hua­na an­tes de re­a­li­zar su tras­la­do en ve­hí­cu­los a otras pro­vin­cias.
Pre­ci­sa­men­te en el es­ce­na­rio del he­cho, a unos 15 me­tros del cuer­po sin vi­da, fue­ron en­con­tra­dos tres en­vol­to­rios gran­des car­ga­dos con 109 pa­que­tes ti­po “la­dri­llos” de pi­ca­du­ra de ma­ri­hua­na.
La muer­te del jo­ven ha­bría su­ce­di­do al­re­de­dor de 12 ho­ras an­tes de las 17, ho­ra­rio en el que un gru­po de po­li­cí­as dio con el ca­dá­ver, guia­dos por el pa­dre de la víc­ti­ma, per­so­na que a su vez di­jo sa­ber de ese lu­gar cuan­do le pre­gun­tó a “Le­chu­ga” si sa­bía dón­de es­ta­ba su hi­jo, ya que no re­gre­sa­ba a su ca­sa.
Tras co­me­ter el ata­que mor­tal los pre­sun­tos nar­cos hu­ye­ron en el Su­rán y po­si­ble­men­te un se­gun­do au­to­mo­tor. Pe­ro en el ca­mi­no, a 30 ki­ló­me­tros del lu­gar del cri­men, de­ci­die­ron des­pren­der­se del ve­hí­cu­lo ro­ba­do.
La pes­qui­sa pro­si­gue con un fuer­te tra­ba­jo de la co­mi­sa­ría de San Cos­me, la Di­vi­sión Ho­mi­ci­dios de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal y au­to­ri­da­des de la Uni­dad Re­gio­nal Uno con asien­to en San Luis del Pal­mar, to­do ba­jo la su­per­vi­sión de la Fis­ca­lía de Ins­truc­ción 5, a car­go de Gra­cie­la Fer­nán­dez Con­tar­de.

  Fuente:diarioepoca.com

Compartir

Comentarios