En el colegio no cuentan con el líquido vital porque se quemaron los motores de la bomba, por lo que se redujo el tiempo de actividad al no poder usarse los baños. Infraestructura Escolar trabaja para solucionar el inconveniente y en la institución esperan extender el tiempo de labor para la semana que viene.

Desde que empezó el ciclo lectivo, en la Escuela Nº 433 “Joaquín de Madariaga” dan clases solamente dos horas al día por falta de agua potable. El problema surgió porque los motores de las bombas se quemaron por las constantes bajas de tensión y en la institución aguardan que los arreglos avancen para la semana que viene, para extender el tiempo de trabajo.
La falta de agua potable es un problema que se presentó en varios colegios en el comienzo de este ciclo lectivo y que también se pudo ver en años anteriores. La causa del inconveniente generalmente viene por el lado del sistema eléctrico, ya que muchos establecimientos antiguos no cuentan con equipos actualizados, o por la baja tensión en algunas zonas.
Ejemplo de esto es la Escuela Nº 433. Ubicado en el barrio Laguna Brava, el establecimiento está con clases reducidas desde el inicio de las actividades el 6 de marzo, debido a que no cuentan con el líquido vital suficiente para cubrir las necesidades de los aproximadamente 800 alumnos que concurren diariamente.
“Acá la luz baja y sube, la tensión es muy mala. Revientan los ventiladores, las llaves, incluso los motores de agua se quemaron. La empresa se hizo cargo y ya los volvió a colocar de nuevo, pero todavía nos falta tener agua en el sector donde están los chicos”, comentó a El Litoral la directora de la institución, Sonia Monteros.
Ante esta situación las autoridades escolares dispusieron dictar clases solamente dos horas por día, de 8 a 10. “Queremos que los chicos no pierdan los contenidos mínimos. Más de ese tiempo no podemos porque ellos quieren tomar agua e ir al baño y los sanitarios no están disponibles”, explicó Monteros. 
La Dirección de Infraestructura Escolar está trabajando desde enero en la escuela y entre otras obras (ver recuadro) se están haciendo cargo de solucionar la falta de agua potable para los alumnos. Pese a esto, aún no hay un plazo estimativo como para saber cuándo se acondicionará el establecimiento.
“Están haciendo todo lo que pueden, pero no tenemos un plazo de finalización. Esta escuela es muy vieja y de los arreglos que se hicieron no se dejó constancia en ningún lado, hay conexiones de agua que no se sabe dónde están y que se tienen que localizar”, indicó la directora. “Estamos apurando como para que la semana que viene tengamos agua en ese sector y entonces las clases podríamos darlas de forma rotativa: de 8 a 12, un día un ciclo y otro día otro”, añadió. 

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios