El Ministerio de Educación abrió las puertas a los sindicatos y acordó un mecanismo para rediscutir la pauta. El Suteco no fue invitado.

El incremento salarial cer­cano al 17% que el Gobierno provincial otorgó al sector docente en el inicio del ciclo lectivo, y que se abonará en forma escalonada, va cami­no a una derrota segura en la carrera con la inflación. Esa pauta, que el gobernador ra­dical Gustavo Valdés dispuso como un gesto de autonomía política (y económica) ante la orden del 15% que dio la Nación, apenas alcanzó para sostener la expectativa de los maestros en el primer tri­mestre de clases, ahora las metas son otras, aunque en la Casa Rosada se empecinan en mantener el techo. El proce­so inflacionario que no tiene freno y que se agudizará este mes cuando impacte la deva­luación del 25% del peso fren­te al dólar, obliga a corregir todos los parámetros. “El au­mento que se acordó a princi­pio de año es insuficiente, las estimaciones hablan de una inflación anual del 27%, por eso queremos llevar los sala­rios a ese porcentaje”, explicó Rufino Fernández, ex diputa­do provincial y actual titular de la Asociación del Magiste­rio de Enseñanza Técnica, el sindicato docente de donde surgió el actual vicegoberna­dor Gustavo Canteros. “Si no podemos superar el 27%, al menos tenemos que acercar­nos”, dijo Fernández, quien fue uno de los voceros oficio­sos del encuentro que mantu­vieron ayer dirigentes de un puñado de sindicatos con la ministra de Educación, Susa­na Benítez, y su equipo. La reunión, que se desarrolló en un marco de cordialidad, giró en torno a dos ejes, lo salarial y también lo laboral pues los sindicalistas están preocupados por la estabi­lidad de los maestros, las cuestiones pedagógicas y la normalización de los entes (ver aparte). 
Aunque ninguno de los participantes lo dijo abierta­mente, se puede conjeturar que este primer encuentro es el reinicio de las negociacio­nes salariales, por lo menos los dirigentes sindicales aspi­ran a que el trámite alcance ese objetivo: corregir la pauta salarial en el corto plazo para amortiguar el golpe inflacio­nario. La primera señal de que van por ese camino es que se estableció un esquema de trabajo para analizar distintos aspectos técnicos y el prime­ro de ellos está relacionado con los haberes, detalló Fer­nández, quien adelantó que la discusión pasará al ámbito de Hacienda.

El único sindicato del arco docente provincial que no fue invitado a la reunión en el Ministerio de Educación fue el Suteco, el más com­bativo. Es la única entidad que no adhirió al acuerdo salarial que se firmó antes del inicio de clases. Los de­más estuvieron todos y ayer se volvieron a ver las caras con la ministra Benítez en la sede de la calle La Rioja.
“Fue un encuentro posi­tivo, nos permite seguir dis­cutiendo la pauta salarial, aunque hay muchas otras cuestiones por resolver”, dijo José Gea, de la Asocia­ción Correntina de Docentes Provinciales (Acdp). El Mi­nisterio no brindó informa­ción sobre la reunión.
Según trascendió, fijaron una mecánica de trabajo que es abordar temas puntuales, el primero es el salarial. “Lo vamos a plantear en el Mi­nisterio de Hacienda porque allí se continuará con la ne­gociación”, explicó Rufino Fernández, quien insistió en que “han sucedido cosas en el camino que hacen nece­sario rever la pauta, ahora la proyección inflacionaria es del 27%”.s

Estabilidad laboral y normalización de entes
“La semana que viene comenzaremos a tratar cuestio­nes como reubicaciones de docentes que cesan en sus ho­ras y necesitan reinsertarse en el sistema, como también aquellos casos en que se producen demoras administra­tivas en el pago de haberes”, anticipó Rufino Fernández, secretario general de Amet, el sindicato de donde surgió el actual gobernador Gustavo Canteros. La entidad sindi­cal ha venido reclamando con insistencia la reapertura de las negociaciones, pero también demanda la solución de otros temas: “Es imperiosa la necesidad de normalizar las instituciones ligadas a la política educativa de la provincia, ya que tenemos un cúmulo de organismos dependientes del Ministerio de Educación, donde los docentes y refe­rentes gremiales necesitamos tener participación”, agregó Fernández.
Y enumeró: “Se trata de entidades que siguen sin ser normalizados como es el del Consejo General de Educa­ción, las Juntas de Clasificación y las Juntas de Disciplina del Nivel Secundario y del Nivel Primario, así como los espacios vacantes para supervisores de Primario, Secun­dario y Educación Física”.s

Fuente:www.nortecorrientes.com

 

Compartir

Comentarios