Por medio de un decreto, los trabaja­dores de la salud se enteraron de la prolongación obligatoria de horas laborales, con pagos irrisorios.

En la última semana se recibió la notificación de un controvertido decreto pro­vincial, el 3.375, que impul­sa la prolongación de guar­dias en los nosocomios, ha­ciéndose extendida para el resto de los establecimien­tos hospitalarios y Centros de Atención Primaria de la Salud (Caps).

La normativa viene a re­cargar aún más el malestar en un área que durante el año pasado fue blanco de permanentes reclamos por parte de los trabajadores, especialmente en los hos­pitales Vidal y el pediátrico Juan Pablo II.

En contacto con NORTE de Corrientes, el secreta­rio general de Asprosac, Andrés Vizcaíno, expresó que “este decreto que lleva las firmas del gobernador Ricardo Colombi; el minis­tro de Hacienda, Enrique Vaz Torres; y el ministro de Salud, Ricardo Cardozo, im­pone la extensión de guar­dias a los enfermeros, con el pago en negro de sumas irrisorias divididas entre días entre semana, sába­dos y domingos. En lugar de pagar sueldos decentes y regularizados, a los enfer­meros les dan plus de ham­bre con sueldos precarios por 12 o 24 horas de trabajo adicional”.

Al cierre de esta edición se realizaba una asamblea en ATE con los represen­tantes de la Asociación de Profesionales Médicos de Corrientes (Asprosac). Ante este contexto, ya advirtie­ron que se avanzará en el estado de alerta y movili­zación, de no existir modi­ficaciones sobre la mentada normativa.

La mayoría de los enfer­meros cumple tareas en instituciones privadas o particulares y la imposición de horas conspira contra ese ingreso extra y en blan­co.

Acerca de la continuidad de becas, “no compartimos que se intente aplicar esa metodología, que ya se usa en otros estamentos del Es­tado provincial. Constituye una manera de explotación, más horas a los empleados en condiciones precarias”, explicaron. s

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios