Entre 2015 y 2016 se confirmaron 112 personas con el mal en la provincia. Capital está entre las localidades más comprometidas. Chaco tiene cifras similares y sólo las supera Salta.

a Sub­di­rec­ción de Zo­o­no­sis de la Pro­vin­cia con­fir­ma­ba dí­as atrás que Co­rrien­tes to­da­vía per­ma­ne­cía den­tro de lo que po­dría de­no­mi­nar­se un bro­te por leish­ma­nia­sis del ti­po cu­tá­ne­o.
El Dis­pen­sa­rio Der­ma­to­ló­gi­co de la Pro­vin­cia se­ña­la­ba que en los úl­ti­mos dos años se ha­bí­an re­gis­tra­do al me­nos 76 ca­sos por es­ta en­fer­me­dad. Aho­ra, un nue­vo re­le­va­mien­to pu­bli­ca­do por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca de la Na­ción da cuen­ta de que en di­cho pe­rí­o­do de tiem­po se con­fir­ma­ron 112 pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad. La ci­fra es alar­man­te si se con­si­de­ra que la ma­yo­ría de las pro­vin­cias del pa­ís se en­cuen­tran por de­ba­jo de es­tos ni­ve­les. Só­lo Sal­ta lo­gra su­pe­rar con unos 280 ca­sos en­tre 2015 y 2016.
Se­gún lo pu­bli­ca­do ayer en el Bo­le­tín In­te­gra­do de Vi­gi­lan­cia de la car­te­ra sa­ni­ta­ria de la Na­ción, Co­rrien­tes tu­vo en 2016 47 ca­sos de leish­ma­nia­sis cu­tá­ne­a, en tan­to que en 2015 ha­bía al­can­za­do los 65.
Es de­cir que pe­se a lo des­fa­vo­ra­ble de la si­tua­ción se evi­den­cia una re­duc­ción del 27% en­tre un año y otro.
La leish­ma­nia­sis cu­tá­nea es una en­fer­me­dad cau­sa­da por pa­rá­si­tos, trans­mi­ti­dos al ser hu­ma­no por la pi­ca­du­ra de mos­qui­tos. Co­rrien­tes, por sus con­di­cio­nes de hu­me­dad y cli­ma cá­li­do, se pre­sen­ta co­mo una zo­na de al­ta in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad. Es por ello que des­de la Sub­di­rec­ción de Zo­o­no­sis de la Pro­vin­cia re­co­no­cie­ron la ne­ce­si­dad de in­ten­si­fi­car las me­di­das pre­ven­ti­vas. Luis In­sau­rral­de, de di­cho or­ga­nis­mo, ex­pli­có a épo­ca: “Es­ta­mos tra­ba­jan­do par­ti­cu­lar­men­te en la zo­na Sur de la ciu­dad, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ba­rrio Río Pa­ra­ná por­que es uno de los más afec­ta­dos”.
De igual ma­ne­ra tam­bién se ha­bló de la lo­ca­li­dad de Ria­chue­lo co­mo una de las más com­pli­ca­das.
Den­tro de es­ta can­ti­dad de ca­sos men­cio­na­dos por Na­ción, des­de el Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co Juan Pa­blo II con­fir­ma­ron que a lo lar­go del 2016 se iden­ti­fi­ca­ron dos ca­sos en ni­ños, en tan­to que en 2015 ha­bí­an lle­ga­do a ser 17.

Leish­ma­nia­sis vis­ce­ral

Hay tres for­mas prin­ci­pa­les de leish­ma­nia­sis: vis­ce­ral (la for­ma más gra­ve), cu­tá­nea (la más co­mún) y mu­co­cu­tá­ne­a. Si bien es me­nos fre­cuen­te, la leish­ma­nia­sis del ti­po vis­ce­ral tam­bién se re­gis­tró en Co­rrien­tes en los úl­ti­mos dos años. Se­gún el re­por­te pu­bli­ca­do ayer por Na­ción en 2015 fue­ron 4 y 2 en 2016. Uno de los ca­sos que ma­yor re­per­cu­sión me­diá­ti­ca fue el que se no­ti­fi­có en sep­tiem­bre úl­ti­mo ya que se tra­tó de una be­ba de me­nos de un año. Pe­se a la gra­ve­dad del cua­dro fue rá­pi­da­men­te tra­ta­da en el Pe­diá­tri­co y la pu­die­ron sal­var.

***

DESTA8

Síntomas 

La leish­ma­nia­sis cu­tá­nea afec­ta la piel y las mem­bra­nas mu­co­sas. Las le­sio­nes en la piel por lo re­gu­lar co­mien­zan en el si­tio de la pi­ca­du­ra del fle­bó­to­mo. En al­gu­nas per­so­nas, las le­sio­nes se pue­den de­sa­rro­llar en las mem­bra­nas mu­co­sas. Pro­fe­sio­na­les de la sa­lud ad­vier­ten que hay que pre­o­cu­par­se si se for­ma una le­sión que no ci­ca­tri­za.
La trans­mi­sión se pro­du­ce a tra­vés de la pi­ca­du­ra de un in­sec­to muy pe­que­ño (2 a 4 mm) de­no­mi­na­do fle­bó­to­mo o co­no­ci­do tam­bién co­mo to­ri­to, plu­mi­lla o ca­ra­chai. Cuan­do es­te in­sec­to pi­ca a un pe­rro in­fec­ta­do con el pa­rá­si­to que cau­sa leish­ma­nia­sis, al to­mar su san­gre tam­bién lo in­gie­re. La pró­xi­ma vez que pi­que a otro pe­rro o per­so­na, el pa­rá­si­to pa­sa­rá a ellos in­fec­tán­do­los. Los pro­fe­sio­na­les ha­cen én­fa­sis al re­fe­rir que no se trans­mi­te de per­so­na a per­so­na ni con el con­tac­to di­rec­to con los pe­rros.

***

La pobreza aumenta el riesgo de contagio

Se­gún in­for­ma­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) la po­bre­za au­men­ta el ries­go de leish­ma­nia­sis. Pa­ra el en­te in­ter­na­cio­nal las ma­las con­di­cio­nes de vi­vien­da y las de­fi­cien­cias de sa­ne­a­mien­to de los ho­ga­res (por ejem­plo, la au­sen­cia de sis­te­mas de ges­tión de re­si­duos, al­can­ta­ri­lla­do abier­to) pue­den pro­mo­ver el de­sa­rro­llo de los lu­ga­res de cría y re­po­so de los fle­bó­to­mos y au­men­tar su ac­ce­so a la po­bla­ción hu­ma­na. Los vec­to­res se ven atra­í­dos por el ha­ci­na­mien­to, ya que cons­ti­tu­ye una bue­na fuen­te de in­ges­ta de san­gre.
Las pau­tas de com­por­ta­mien­to hu­ma­no (por ejem­plo, dor­mir a la in­tem­pe­rie o en el sue­lo) tam­bién son pro­ba­bles que au­men­ten el ries­go. El uso de mos­qui­te­ros tra­ta­dos con in­sec­ti­ci­da re­du­ce la po­si­bi­li­dad de con­ta­gio.

Fuente:diarioepoca.com

Compartir

Comentarios