Por Florencia Golender
fgolender@cronica.com.ar


El Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la CGT Azopardo informó esta semana que el costo de vida subió un 3,1% mensual en julio y alcanzó así el 45,86% anual. En paralelo, las consultoras privadas relevaron, sin excepción, una inflación interanual por encima del 40%. Iniciado el segundo semestre, se abre un nuevo período de puja entre el gobierno, los empresarios y los sindicatos para renegociar las paritarias.

Hay gremios que, a principio de año, firmaron convenios salariales por seis meses para reabrir oficialmente la discusión en octubre. Este es el caso de Comercio, que arregló un 20% de suba de marzo a septiembre, lo mismo ocurrió con la Uocra (22%). En tanto, los porteros agrupados en Suterh firmaron un acuerdo hasta noviembre.

Otros gremios como el de los bancarios, los metalúrgicos, los textiles y gatronómicos, incluyeron en sus convenios una cláusula inflacionaria. En la mayoría de los casos establece que si la inflación anual se dispara por encima del 35% hay que renegociar.

Hace unos días el secretario de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, advirtió que pedirán la reapertura "no bien el proceso inflacionario anual supere el acuerdo", y eso sería inminente, en "agosto, septiembre".

Mas relegados, llegan al segundo semestre aquellos gremios que firmaron acuerdos hasta enero 2017 sin ninguna cláusula gatillo. Por ejemplo, los cinco gremios que conforman la Federación Docente estuvieron reunidos esta semana con autoridades provinciales y nacionales para recalcular sus sueldos. De hecho, siete provincias del país, incluida Buenos Aires, arrancaron el segundo tramo del ciclo lectivo con aulas vacías.

En la misma situación que los maestros se encuentra Luz y Fuerza, que están en conciliación obligatoria tras solicitar la reapertura. Y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), que ya anunció un paro para el 11 de agosto.

Pulseada y unidad
Ninguno de los acuerdos salariales concretados en el primer semestre del año estuvo por encima de la inflación registrada hasta el mes de julio. Al alza del 45,86% anual que relevó la CGT, se suman los índices de consultoras privadas como Fiel (43%), Ferreres & Asociados (41%), Elypsis (44%), entre otras que estuvieron en la misma sintonía.

Era el primer día del año y el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, ya marcaba el terreno para la discusión salarial: "Cada gremio sabrá hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleos", estableció.

Casi como si fuera un presagio del titular de Economía, la alarma por los salarios suena hoy en paralelo con los reclamos por los despidos masivos que limitan el poder sindical.

Cada gremio ya tiene su cifra de despedidos y suspendidos, como así también, en otros casos evalúan comercios en quiebra y cierres de fábricas. Para colmo de males, la apertura de algunas importaciones, por ejemplo de textiles y de autopartes, tiene en vilo los representantes del sector.

Con todo, en pocos días se concreta la unificación de la CGT, fechada para el próximo 22 de agosto, y muchos apuestan a que una medida de fuerza nacional sería inminente. El titular de Camioneros, Pablo Moyano, precisó que "se está hablando de un paro para después del 22 de agosto".

El último viernes, el camionero Hugo Moyano (CGT Azopardo), el metalúrgico Antonio Caló (CGT Alsina) y el gastronómico Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca) realizaron un plenario en el que ratificaron la unión y presentaron un documento con críticas al gobierno de Mauricio Macri titulado "De mal en peor".

La lectura estuvo a cargo del moyanista Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), uno de los integrantes del futuro triunvirato que conducirá la central y que completarán el diputado nacional por el Frente Renovador, Héctor Daer (Sanidad) y de la Azul y Blanca, Carlos Acuña (Estaciones de servicio).

Respuesta oficial
En un intento de calmar el malestar sindical, el presidente Mauricio Macri anunció esta semana en Casa Rosada la devolución de los fondos adeudados por el Estado a las obras sociales sindicales. Si bien algunos gremialistas presenciaron el anuncio, Hugo Moyano, Barrionuevo, Daer y Schmid se ausentaron.

Ayer, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, consideró "un poco apresurados los comentarios" de dirigentes sindicales que pretenden renegociar salarios. Y aseguró: "No hay motivos para reabrir las paritarias", ya que la proyección inflacionaria del gobierno es "hacia la baja" en los próximos meses.