Martes 30 de Noviembre de 2021

Hoy es Martes 30 de Noviembre de 2021 y son las 15:26 ULTIMOS TITULOS:

29.3°


13 de mayo de 2016

Los asentamientos okupas se consolidan por los barrios

Mientras que en 2015 hubo unas 10 tomas, en el primer cuatrimestre del año los usurpadores ingresaron a predios de los barrios Nuevo y San Antonio Este. En la mayoría de los casos, los intrusos persisten en los terrenos baldíos soportando las condiciones climáticas y sin intervención de la Justicia.

En los últimos meses volvieron a registrarse usurpaciones sobre terrenos baldíos en distintos barrios de la ciudad y donde actualmente los okupas se encuentran consolidando su permanencia en los asentamientos irregulares sin intervención del Estado. En las barriadas del San Antonio Este y Nuevo los usurpadores conviven con las inclemencias climáticas y, quienes resisten, logran de a poco ir mejorando sus casillas e incluso ya piensan en el aprovisionamiento de servicios aunque de forma precaria.
El año pasado en diversas barriadas se registraron una decena de usurpaciones o intentos, y donde mayoritariamente los okupas continúan viviendo soportando las duras condiciones de vida precarias que imponen los terrenos baldíos. Vale recordar que en 2012 se produjo la mayor usurpación de tierras en el barrio Pirayuí donde miles de familias ingresaron a unas 43 hectáreas privadas y que posteriormente tuvo réplicas en otras zonas de la ciudad.
En los primeros días de abril, unas 80 familias tomaron la decisión de ingresar ilegalmente a unos terrenos baldíos ubicados sobre la calle Sánchez de Bustamante al 2800, donde levantaron precarias carpas y casillas y hasta el momento resisten las dificultades del ambiente argumentando que no cuentan con viviendas propias para vivir. 
De la misma forma, la semana pasada un grupo de okupas usurparon predios abandonados ubicados en el corazón del barrio San Antonio Este y donde también levantaron rústicas viviendas. Actualmente conviven unas 108 familias que esperan soluciones o algunas gestiones con los propietarios para quedarse con esas tierras.
En ambos casos, los okupas marcaron los terrenos y se asentaron e inclusive manifestaron la intención de no retirarse de los lugares en cuestión e ir consolidándose con vistas a levantar casas de material y aprovisionarse, de manera irregular, de algunos servicios. Como primera medida, los usurpadores buscan el asesoramiento de dependencias del Estado, como la Subsecretaría de Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo, pero desde los organismos señalaron que es imposible el asesoramiento o ayuda debido a que se encontraban en condición ilegal sobre predios de propiedad privada y que es la Justicia la que debe actuar ante dichos casos.
Ante la falta de denuncias o procesos judiciales, en los distintos asentamiento continúan consolidándose las viviendas de las cientos de familias que buscan terrenos propios ante el déficit habitacional imperante o la imposibilidad de adquirir un predio propio. El año pasado se registraron una decena de usurpaciones ilegales en tierras de los barrios  Popular, 17 de Agosto, Virgen de los Dolores, Patono, Pirayuí e inclusive en las inmediaciones del Jardín Botánico que tuvo como partícipes a unas 400 familias; pero mientras que en algunos casos a los pocos días desistieron de continuar con la toma, en otros casos se mantienen viviendo en condiciones precarias.

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios