Sábado 15 de Agosto de 2020

Hoy es Sábado 15 de Agosto de 2020 y son las 04:08 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 12º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

7 de febrero de 2016

Dejar la casa sola en vacaciones, apuntes para evitar la inseguridad

Un especialista local difundió estrategias básicas y técnicas para aquellas personas que abandonan, por unos días, su hogar con rumbo a puntos turísticos. Si bien el principal temor es que ingresen los “amigos de lo ajeno”, es esencial prevenir también siniestros.

u­chas fa­mi­lias co­rren­ti­nas se pre­pa­ran pa­ra de­jar la ciu­dad y par­tir con rum­bo a al­gún des­ti­no tu­rís­ti­co, den­tro o fue­ra del pa­ís, en pos de to­mar­se unos dí­as de va­ca­cio­nes.
Una de las prin­ci­pa­les pre­o­cu­pa­cio­nes de quie­nes es­tán en esos apron­tes es la se­gu­ri­dad, a sa­bien­das de que siem­pre de­jar la ca­sa so­la es un ries­go.
En vir­tud de po­der ac­ce­der a al­gu­nos con­cep­tos que pue­dan ser de uti­li­dad pa­ra esas fa­mi­lias, épo­ca con­sul­tó al ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Se­gu­ri­dad Fí­si­ca y Elec­tró­ni­ca de la Pro­vin­cia de Co­rrien­tes, Wal­ter Ma­chu­ca, quien des­gra­nó al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas pa­ra evi­tar tam­bién otros si­nies­tros.

“Lo bá­si­co es evi­tar de­jar equi­pos elec­tró­ni­cos co­nec­ta­dos, con tan­tos cor­tes, ba­jo­nes y so­bre­car­gas po­drí­an ex­plo­tar o dar ini­cio a in­cen­dios. Lo mis­mo con las ga­rra­fas y los gri­fos de agua”, di­jo el es­pe­cia­lis­ta a mo­do in­tro­duc­to­rio.
“Par­tien­do de esos con­cep­tos, po­de­mos pa­sar al te­ma de la se­gu­ri­dad.
Es acon­se­ja­ble no de­jar la ca­sa so­la. Es po­si­ti­vo en­co­men­dar a al­gún fa­mi­liar, ami­go o ve­ci­no, pa­ra que pren­da las lu­ces du­ran­te las no­ches, re­gar el jar­dín y jun­tar el dia­rio, car­tas o pu­bli­ci­da­des de esas que ti­ran en el in­gre­so de una vi­vien­da. Con es­to da­rá la sen­sa­ción de que la lo­ca­ción es­tá ocu­pa­da y ahu­yen­ta­rá po­si­bles ro­bos”, am­plió.
“El de­lin­cuen­te tie­ne mu­cho más tiem­po que una per­so­na co­mún, mi­ra, re­co­rre y es­pe­ra su opor­tu­ni­dad.
Es por ello que hay que evi­tar de­jar el con­tex­to apro­pia­do pa­ra que se le pre­sen­te la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a la vi­vien­da, más aún si es­tá va­cí­a. Siem­pre hay que te­ner un ami­go, un alle­ga­do o un ve­ci­no que se pe­gue una vuel­ta por el do­mi­ci­lio y, al me­nos, pren­da las lu­ces, rie­gue las plan­tas o lim­pie el in­gre­so”, re­cal­có.
Asi­mis­mo, agre­gó que “hay pe­que­ños dis­po­si­ti­vos lu­mí­ni­cos pa­ra co­lo­car en el fren­te de la ca­sa que fun­cio­nan con fo­to­cé­lu­la (se en­cien­de au­to­má­ti­ca­men­te al os­cu­re­cer y se apa­ga cuan­do ama­ne­ce) son equi­pos de 500 watt, con cen­sor de mo­vi­mien­to que no cues­tan más de 500 o 600 pe­sos y son muy úti­les”.

Equi­pos es­pe­cia­les
Ma­chu­ca ahon­dó en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pre­ven­ti­va ho­ga­re­ña pa­ra quie­nes de­se­an to­mar­se es­te te­ma con mu­cha ma­yor aten­ción, su­pe­ran­do lo es­tric­ta­men­te es­ti­val.
So­bre ello na­rró que ins­ta­lar un equi­po de alar­ma en un do­mi­ci­lio os­ci­la en­tre los 6.500 y 7.500 pe­sos (cuen­tan con cen­tral de alar­ma, te­cla­do, cen­so­res, si­re­nas, pul­sa­do­res y equi­po de co­mu­ni­ca­ción GPRS ina­lám­bri­co). El cos­to men­sual es de 350 y 400 pe­sos, apro­xi­ma­da­men­te. De­pen­de de la can­ti­dad de aber­tu­ras y de pi­sos con los que cuen­te la ca­sa o edi­fi­cio.
Tam­bién es ne­ce­sa­rio -­prosiguió el especialista-­ de­fi­nir si se van a usar equi­pos mag­né­ti­cos o sen­so­res in­fra­rro­jos (co­mu­nes, do­bles o tri­ples) en aque­llas ca­sas don­de las mas­co­tas duer­men aden­tro, pa­ra evi­tar que el dis­po­si­ti­vo sue­ne cons­tan­te­men­te.
“Hay sis­te­mas de alar­mas mo­ni­to­re­a­das que cuan­do sue­nan el per­so­nal acu­de al do­mi­ci­lio in­me­dia­ta­men­te y dis­po­si­ti­vos que en­ví­an men­sa­jes a los ce­lu­la­res de los pro­pie­ta­rios ca­da vez que son ac­ti­va­dos.
En el ca­so de es­tos úl­ti­mos, el in­con­ve­nien­te es que se tor­na di­fí­cil el con­trol, trans­for­mán­do­se en una mo­les­tia mu­chas ve­ces”, re­fle­jó.
“La ins­ta­la­ción de sis­te­mas de se­gu­ri­dad ayu­da so­bre­ma­ne­ra a pre­ve­nir. He­mos te­ni­do ca­sos re­a­les en los que el per­so­nal lle­gó a la vi­vien­da y se en­con­tró con de­lin­cuen­tes aden­tro. Si la em­pre­sa es­tá au­to­ri­za­da pa­ra em­ple­ar ar­mas de fue­go el per­so­nal pue­de ac­tuar y siem­pre el res­pon­sa­ble ci­vil y pe­nal es el Di­rec­tor Téc­ni­co.
Se ha­ce la de­nun­cia y se pro­ce­de de acuer­do a lo que es­ta­ble­ce la Jus­ti­cia”, re­me­mo­ró Ma­chu­ca.
La se­gu­ri­dad en los edi­fi­cios es otra cues­tión fun­da­men­tal y ca­da vez más re­que­ri­da. “Es pri­mor­dial exi­gir do­cu­men­ta­ción per­ti­nen­te por­que el guar­dia co­no­ce to­dos los mo­vi­mien­tos y las ocu­pa­cio­nes de los in­qui­li­nos. Lo más re­co­men­da­ble es so­li­ci­tar un ser­vi­cio de se­gu­ri­dad fí­si­ca con la par­te elec­tró­ni­ca (cá­ma­ras en los as­cen­so­res, en­tra­das y sa­li­das)”, des­cri­bió el Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra co­rren­ti­na.
“Es un tra­ba­jo que no só­lo de­pen­de de la ca­li­dad téc­ni­ca si­no tam­bién de la cons­truc­ción de un vín­cu­lo de con­fian­za con los clien­tes”, fi­na­li­zó.

 ALGUNAS FAMILIAS CONTRATAN SEGURIDAD PRIVADA DURANTE EL RECESO.

ALGUNAS FAMILIAS CONTRATAN SEGURIDAD PRIVADA DURANTE EL RECESO.

Mejor prevenir que ser desvalijado…

Pa­ra quie­nes se van de la ciu­dad en bus­ca de sus me­re­ci­das va­ca­cio­nes, re­pli­ca­mos al­gu­nos con­se­jos di­fun­di­dos a ni­vel na­cio­nal pa­ra pre­ve­nir ro­bos en el ho­gar y evi­tar ma­los mo­men­tos du­ran­te el tiem­po de des­can­so.
Un sis­te­ma de alar­ma siem­pre es una tran­qui­li­dad. Pe­ro no es la úni­ca al­ter­na­ti­va. Hay al­gu­nos con­se­jos que pue­den ayu­dar a pre­ve­nir ro­bos o da­ños a la vi­vien­da du­ran­te la au­sen­cia de sus due­ños.

Ele­gir cuán­do car­gar el equi­pa­je
An­tes de sa­lir de va­ca­cio­nes, es re­co­men­da­ble cier­tas me­di­das en la vi­vien­da que se de­ja pa­ra evi­tar po­si­bles he­chos de in­se­gu­ri­dad. Si el via­je se­rá en au­to, lo ide­al es car­gar el equi­pa­je den­tro del ga­ra­je, pa­ra evi­tar que al­guien en la ca­lle re­gis­tre el mo­men­to. Y si es po­si­ble, se re­co­mien­da par­tir tem­pra­no.

Co­rreo
Lo ide­al es en­con­trar una ma­ne­ra de evi­tar que se acu­mu­le la co­rres­pon­den­cia en la en­tra­da de la ca­sa. De es­ta ma­ne­ra se evi­ta dar se­ña­les de que la vi­vien­da se en­cuen­tra va­cí­a.

Dia­rios o re­vis­tas
Al igual que su­ce­de con el co­rre­o, la acu­mu­la­ción de dia­rios o re­vis­tas en la puer­ta del ho­gar tam­bién son se­ña­les que po­drí­an po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad. Du­ran­te el tiem­po en que se es­té au­sen­te, lo me­jor es sus­pen­der es­tos ser­vi­cios.

Lu­ces en­cen­di­das
El vie­jo tru­co de la luz en­cen­di­da tam­bién pue­de ayu­dar a pro­te­ger el ho­gar. Lo más sim­ple es de­jar pren­di­da una luz que se vea des­de la ca­lle. Pe­ro tam­bién hay pro­gra­ma­do­res que per­mi­ten que las lu­ces se en­cien­dan y se apa­guen en de­ter­mi­na­do mo­men­to.

El jar­dín, cui­da­do
Es re­co­men­da­ble de­jar­lo pro­li­jo y, de ser po­si­ble, avi­sar a un jar­di­ne­ro o a al­guien de con­fian­za que se ase­gu­re de man­te­ner­lo así. El pas­to muy cre­ci­do pue­de con­ver­tir­se en otra se­ñal de que en la ca­sa no hay na­die.

Qué ha­cer con los ele­men­tos de va­lor
No es po­si­ble, ni có­mo­do guar­dar to­das las co­sas de va­lor del ho­gar. Te­le­vi­so­res y equi­pos gran­des se­gu­ra­men­te que­da­rán en su lu­gar. Pe­ro si hay jo­yas, di­ne­ro, com­pu­ta­do­ras por­tá­ti­les y otros ele­men­tos fá­ci­les de trans­por­tar, lo ide­al es man­te­ner­los en una ca­ja de se­gu­ri­dad, ba­jo lla­ve o en al­gún lu­gar en don­de, si ocu­rre un ro­bo en la ca­sa, no pue­dan ser lle­va­dos por los la­dro­nes.

Vi­si­tan­tes
Si hay al­guien en la fa­mi­lia que es­té en la ciu­dad mien­tras es­ta­mos afue­ra, o al­gún alle­ga­do de con­fian­za, no es­tá de más pe­dir­le que pa­se por ca­sa al me­nos una o dos ve­ces. Aun­que só­lo se que­de unos mi­nu­tos, pue­de abrir ven­ta­nas, pren­der o apa­gar lu­ces, mos­trar que hay mo­vi­mien­to.

Fuente:diarioepoca.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios