Sábado 22 de Enero de 2022

Hoy es Sábado 22 de Enero de 2022 y son las 06:18 ULTIMOS TITULOS:

29.5°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

21 de abril de 2015

Unas 150 familias numerosas usurparon terrenos baldíos en el barrio Patono

Más de un centenar de familias ingresaron a los predios ubicados por la calle J. R. Vidal al 4000 donde levantaron casillas. En el lugar soportan las condiciones climáticas y hay más de 500 niños entre las aguas estancadas y las alimañas.

A casi tres años de una usurpación en el mismo lugar, el fin de semana pasado unas 150 familias numerosas tomaron los terrenos baldíos ubicados sobre la calle J. R.Vidal 3800 del barrio Patono reclamando los predios para miembros de sus grupos familiares. En el lugar, los nuevos moradores levantaron precarias casillas en el medio del monte y procedieron a desmalezar una parte para continuar extendiendo la toma, la cual se caracteriza por contar con más de 500 niños expuestos a las condiciones climáticas. Son terrenos irregulares con montes y malezas donde el agua de las precipitaciones se encuentran acumuladas generando focos infecciosos. Además los okupas manifestaron que hay víboras y alimañas conviviendo en la zona. Vale recordar que en agosto del 2012, en pleno auge de los movimientos okupas que se registraron en la ciudad, un grupo de vecinos tomaron los mismos terrenos, pero debido a la intervención policial rápida y una posterior custodia reforzada, no pudieron regresar al lugar. El ingreso masivo de okupas a los terrenos de J. R.Vidal al 3800 se registró el sábado a la tarde, cuando unas 150 familias numerosas entraron a los predios linderos a la ex curtiembre y comenzaron a desmalezar y levantar precarias casillas. Se trata mayoritariamente de grupos familiares carenciados que subsisten como malloneros, carreros, changarines y vendedores ambulantes.  “Decidimos ingresar porque se trata de un terreno abandonado desde hace 60 años y que funciona como un aguantadero de ladrones, un desarmadero e inclusive carnean caballos robados”, explicó Susana Sánchez, vecina de la zona y delegada del movimiento okupa, en diálogo con El Litoral. “Somos familias del barrio que decidimos avanzar porque vivimos hacinados con nuestros familiares en pequeñas casillas o ranchos y queremos que nuestros hijos y nietos puedan tener sus terrenos. Además los okupas del Quilmes estaban acercándose cada vez más a estos predios”, añadió la vecina. Según un censo realizado por los propios okupas, en el lugar hay unas 150 familias numerosas que cuentan con entre 4 y 13 niños y adolescentes. En el lugar hay unos 520 niños, 20 ancianos y 15 personas discapacitadas, según el relevamiento vecinal. En la zona se levanta una pequeña cancha de fútbol, la cual fue respetada y donde no se construyeron casillas. En sus alrededores se alzan frondosos montes donde comenzaron a disponerse casillas precarias y los vecinos llevan a cabo las tareas de desmalezamiento. “Solicitamos que nos ayuden con alimentos, ropas para los chicos y que la Municipalidad venga a limpiar donde están las familias, porque hay víboras, mosquitos, alacranes y todo tipo de bichos”, expresó Raúl Gómez, otro de los delegados okupas del lugar. “Somos familias numerosas, conviviendo en viviendas de uno o dos ambientes y que reclamamos por terrenos más dignos, como éstos que nunca fueron usados”, añadió el vecino. Los okupas indicaron que desconocen si los predios usurpados son del Estado o pertenecen a propietarios privados. De todas formas manifestaron que se quedarán en el lugar hasta que se acerquen autoridades. Los nuevos habitantes indicaron que se acercó la Policía y asistentes sociales de la Municipalidad pero que no hubo ningún tipo de inconvenientes pero tampoco alguna asistencia sanitaria. “Queremos que vengan a limpiar los terrenos y a darnos algún tipo de asistencia porque hay muchos chicos y embarazadas en el lugar”, pidió la delegada.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios