Lunes 29 de Noviembre de 2021

Hoy es Lunes 29 de Noviembre de 2021 y son las 21:26 ULTIMOS TITULOS:

24.8°


13 de abril de 2015

En la semana contra el acoso callejero planean actividades de concientización en la ciudad

El viernes se repartirán folletos y darán clases públicas de defensa personal en la plaza Juan de Vera. Mujeres y hombres consultados por El Litoral opinaron sobre el tema y contaron anécdotas de acoso en las calles.

Desde ayer y hasta el próximo sábado se conmemora la Semana Internacional contra el Acoso Callejero, impulsada anualmente por la ONG “Stop Street Harassment”. En ese marco, en Corrientes, hombres y mujeres pertenecientes a organizaciones comprometidas en contra de la violencia de género y el acoso, realizarán el próximo viernes una serie de actividades referidas a la temática en la plaza Juan de Vera. Reparto de folletos informativos, charlas con testimonios de acoso y clases públicas de defensa personal son algunas de las actividades que se desarrollaràn en la plaza a partir de las 18. “El objetivo de la concientización es que se comprenda de qué se trata el acoso callejero y derribar algunos mitos al respeto, como que es algo provocado por las víctimas o que hay algo que una pueda hacer para evitarlo”, explicó a El Litoral Silvana Sanabria, una de las organizadoras.   ¿Qué es el acoso callejero? El acoso callejero es definido por la especialista estadounidense Holly Kearl, como “las palabras y acciones no deseadas llevadas adelante por desconocidos en lugares públicos que están motivadas por el género e invaden el espacio físico y emocional de una persona de una manera irrespetuosa, rara, sorprendente, atemorizante, o insultante”. “Existe un mito que dice que el acoso es en parte culpa de las mujeres por como nos vestimos, pero si eso fuera cierto, el acoso no ocurriría en invierno, y pasa igual”, opinó Silvana. “El que tiene la culpa es la persona que decide transgredir el espacio personal de otro, diciéndole cosas sobre su cuerpo. La culpa no es de la acosada”, agregó.   Realidad cotidiana El tema del acoso callejero tomo gran repercusión mediática la semana pasada, luego de que la joven bonaerense Aixa Rizzo subiera un video a Youtube en el que describía el acoso constante que recibía de parte de unos hombres que trabajaban en una obra que estaba en la cuadra de su casa, al punto de quererla acorralar en una oportunidad. El acoso es una realidad que muchas mujeres enfrentan a diario, y que en muchos casos genera vergüenza, impotencia y miedo. “A diario, cuando salgo de mi casa, hay enfrente un empleado de una concesionaria que insistentemente me grita cosas y quiere hablarme”, contó a El Litoral Ximena, una estudiante de 25 años.  “Nunca le contesto nada porque me da miedo, porque es un desconocido y es muy insistente. Tengo una vecina a la que también le dice cosas, y ella alguna vez se plantó y le grito que la deje de molestar, pero al hombre no le importa”, relató la joven. “Es una situación muy incómoda con la que hay que lidiar, pero no hay nada que pueda hacer”, concluyó. “Es un asco que te griten esas cosas, es muy incómodo. Sobre todo lo hacen los hombres mayores”, contó a su vez Araceli (22). “No podes caminar tranquila por la calle porque parece que lo provocás. Salís a hacer un mandado con ropa suelta, en chancletas y toda despeinada e igual te gritan cosas. Es muy incómodo”, opinó la estudiante. El acoso que se vive en la calle, muchas veces pasa de verbal a físico, como le pasó a Yaquelín, una estudiante secundaria de sólo 15 años en el barrio Bañado Norte. “Íbamos caminando con mi prima y pasó un hombre en moto y me manoseó. Fue tan rápido que no pude hacer nada. Apenas le grité algo cuando se iba. Había mucha gente alrededor, y todos se quedaron mirando, fue muy feo”, contó la adolescente. Esos fueron algunos de los testimonios recogidos por este medio, luego de consultar con decenas de mujeres, que en su mayoría admitieron haber vivido al menos alguna situación de acoso en la calle.  Muchas de ellas aceptan resignadas la situación, como algo inevitable, otras hasta creen que depende de la ropa que puedan usar.  El acoso, ¿es evitable?    Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios