10 de agosto de 2014

El otro Día del Niño, con la fe y la lucha de los padres por la vida en el Pediátrico

Están internados en el Juan Pablo II por diversos motivos; por quemaduras en la piel pueden estar más de dos meses en el centro de salud. Familiares relataron que se ve a muchos pequeños con enfermedades respiratorias y que faltan médicos en el interior.

La Casa de Padres funciona como refugio para familiares de los niños que son atendidos en el Hospital Juan Pablo II. Según relataron padres y encargados del lugar, llegan desde el interior desnutridos, lesionados por accidentes de tránsito, por neumonía y otras enfermedades. También comentaron que “hay pocos médicos en el interior” y que en algunas localidades “no hay especialistas en pediatría”.  “Hay chicos que llegan muy desnutridos y el hospital tiene que trabajar mucho tiempo para recuperarlos, hay muchos que no se recuperan y los padres se enojan con los médicos; sucede mucho con los hijos de matrimonios jóvenes de zonas rurales muy alejadas”, contó a El Litoral Miguel Angel Pujol, quien está a cargo de la Casa de Padres. En la tarde del viernes, algunos padres estaban descansando, otros tomando mate y algunas madres llegaban de ver a sus hijos internados en el hospital. Las personas consultadas coincidieron en que falta personal sanitario en la provincia. “Mi hija tuvo un accidente de moto en Sauce y nos derivaron acá; ahora está bien, le harán una placa y le darán el alta”, contó Juan Ramón, de Sauce. El hombre dejó de trabajar para acompañar a su hija y su mujer quedó cuidando a sus otros hijos. En este marco, Pujol comentó que “por la cantidad de accidentes de moto en toda la provincia, hay gente casi permanente” en la Casa de Padres.  “Mi hijo está en terapia hace dos meses por problemas en el corazón, mi esposo está con sus hermanos en Mocoretá; tenemos siete hijos. No se sabe qué tiene, por eso vamos al Garrahan mañana (sábado), para ver el diagnóstico de la enfermedad. Le daban un mes de vida, estaba perdiendo la vista y recuperó todo, dejó los aparatos hace 21 días”, relató Liliana, mamá de Julián Alberto,  quien comentó que estarán una semana en Buenos Aires y luego regresarán.  Respecto a los casos que hay en terapia, contó que “se ve de todo, hay muchos chicos con neumonía o pulmonía”. “En Mocoretá no tenemos médicos especialistas. A mi hijo, una vez que le faltó el aire, cuando me acerqué a un centro de salud no le quisieron dar oxígeno, días después tuvo un paro y ahí lo atendieron y lo derivaron al Juan Pablo II. Acá se recuperó, pero no se sabe qué tiene”, dijo Liliana a El Litoral.  Por otra parte, los padres coincidieron en que hace falta que los profesionales de la salud vayan a trabajar al interior. “Médicos faltan muchos, habrá cuatro o cinco en Sauce y no son especialistas”, comentó Juan Ramón, y Liliana dijo que “en Mocoretá no hay pediatras”.  “Llegan de toda la provincia y de otras también, tenemos alojada a gente de Misiones y de Chaco”, indicó Pujol.  En relación al trato entre las personas dentro del lugar donde se albergan, Pujol sostuvo que “se hacen muy amigos, nunca nadie robó nada y muchas veces hasta ayudan a limpiar”. En la Casa de Padres reciben a familiares que los médicos piden que sean ayudados, y les dan camas, desayuno, almuerzo y cena.    Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios