31 de julio de 2014

Fuerte dispositivo para el traslado del narco a Rosario

Finalmente Juan Domingo Ramírez fue llevado por un grupo de Infantería. Se trata del sujeto acusado de integrar la peligrosa “banda de los monos”.

Luego de permanecer alojado dos días en la delegación Goya de la Policía Federal, se procedió ayer al traslado a Rosario del peligroso narco, sindicado como miembro activo de la llamada “banda de los monos”. Se trata de Juan Domingo Ramírez, de 39 años, quien salió fuertemente custodiado a las 9.30 en medio de un fuerte dispositivo que estuvo a cargo del Grupo Infantería de Rosario. El sicario estaba oculto en una precaria vivienda en la localidad de Lavalle, donde se venía ocultando desde hacía un tiempo con su mujer e hijos, relataron fuentes policiales. Ademas en el allanamiento se secuestró una importante suma de dinero que rondaría los $150 mil pesos, que también fueron puestos a disposición de la Justicia, ya que no descartan que forme parte de botines relacionados con el narcotráfico. El delincuente fue recapturado el pasado lunes cuando se encontraba en una humilde vivienda en la localidad de Lavalle, donde fue interceptado en medio de un trabajo de inteligencia que llevó a cabo personal de la Policía Federal que había sido alertado por Interpol. Ramírez era considerado dentro de la banda como un “gatillero”, a quien se acusa de haber cometido al menos tres asesinatos. El periodista rosarino especializado en el tema narcotráfico, Carlos Del Frade, dio detalles de cómo operan estas bandas y las recaudaciones semanales que obtienen con la venta de droga. Contó a través de FM Sudamericana que, según cifras oficiales, el 20 por ciento de los homicidios en Rosario están vinculados directamente al narcotráfico.  “La banda narco constituyó un gobierno de facto que domina calles, barrios y cuerpos”, dijo. En este sentido se refirió a la detención de uno de los denominados “gatilleros”, Juan Domingo Ramírez, quien está acusado de cometer asesinatos a sangre fría. Para los ajustes de cuentas o crímenes por encargo no hay hora ni lugar. Las víctimas son atacadas a balazos a plena luz del día, desde vehículos de alta gama y con varios transeúntes como testigos. A la hora de matar no les importa la exposición, parecen estar convencidos de su impunidad. “La banda se constituyó en 2004 y allí comenzó a dominar barrios enteros. Ya en 2008 se transformó en la banda narco más grande de Rosario que facturaba por semana 4 millones de pesos”, detalló Del Frade. Desde ayer el narco ya está en Rosario, donde otra vez quedará detenido.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios