Jueves 18 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 18 de Abril de 2024 y son las 16:58 -

25.6°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

26 de marzo de 2013

Proponen atacar el déficit habitacional de la Provincia

La iniciativa fue elaborada por la Comisión de Trabajadores del Instituto de Viviendas y presentada como proyecto de ley en la Cámara de Diputados. Apunta a subsanar la necesidad del hábitat social.
Tras el fenómeno okupa ocurrido el año pasado en Corrientes, un grupo de trabajadores del Instituto de Vivienda de Corrientes se abocó al análisis de un plan para encarar el problema del déficit de vivienda social en la provincia de Corrientes. El arquitecto Francisco Luciano, ex director del área Villas de Emergencia del Invico e integrante del Centro Experimental de Tecnologías Apropiadas (Ceta), del mismo organismo, explicó las características de un proyecto denominado Sistema Integral de Producción del Hábitat. Sus argumentaciones fueron apoyadas por los delegados gremiales Francisco Amadeo y Juan Arnedo (ATE-Invico).

 

Explicó Luciano que la crisis habitacional correntina deviene de la pobreza estructural que azota a la Provincia. "Actualmente hay 42.000 inscriptos en el Invico, pero la viabilidad de acceso final a una vivienda es muy baja", indicó. Esto es por efecto de que la mayoría de ese contingente tiene ingresos por debajo de los 3.000 o 3.500 pesos mensuales, cuando los requisitos actuales del Invico establecen ingresos familiares de 4.000 pesos como mínimo. Así, los "sistemas normales" (como los definió el arquitecto Luciano) de acceso a la vivienda propia resultan casi inaccesibles para el 80 por ciento de los solicitantes, pues se da una contradicción entre el precio final de la unidad habitacional y lo que efectivamente se puede pagar. La descripción de la realidad por parte del profesional no puede ser más cruda: del total de inscriptos, un porcentaje directamente está por debajo del índice de pobreza. Y los que pueden acceder a un ingreso familiar exigible de 4.000 pesos, dado que la cuota para la futura vivienda no puede superar el 20 por ciento de los ingresos, muchas familias vuelven a caer así bajo la línea de pobreza. "Por supuesto, los desocupados, los que viven de Planes sociales, quedan afuera", observó Luciano. Destacó que con planes como Esfuerzo Propio y Ayuda Mutua (Epam), el Invico "tiene una rica historia" en soluciones habitacionales más económicas que el tradicional sistema de "demanda libre". Dichos planes sociales abaratan costos al permitir la compra concentrada de materiales, evitándose la redeterminación de precios (un ajuste que las empresas constructoras hacen por efecto de la inflación).  "El convenio se hace con cada familia, y es uno de los únicos planes de este tipo en el país. Lamentablemente en la actualidad el presupuesto destinado al plan Epam ronda los 600 mil pesos mensuales. Con eso apenas alcanza para la construcción de cinco viviendas por mes", se lamentó el arquitecto.   El proyecto   El proyecto denominado Sistema Integral de Producción del Hábitat, "parte primero de la necesidad, y después se analiza el ingreso de las familias", dijeron los delegados del Invico. Los fundamentos de la iniciativa hacen eje en la situación de pobreza de un alto porcentaje de la población correntina, definiendo y cuantificando esa problemática. "Nuestra meta es asegurar viviendas, pero el objetivo separador es reducir la pobreza. Obviamente se trata de un compromiso que debe ser de toda la sociedad correntina, no una meta específica del Invico", reflexionaron. De todos modos, el proyecto puede hacer un aporte significativo a ese combate contra la desventaja social, dado que "la industria de la construcción es una de las más distributivas, ya que es intensiva en mano de obra", opinó Luciano. Además, aplicando el sistema de "compra correntino" se estimula a otros sectores socioeconómicos. La conformación de un "sistema" contribuye a coordinar órdenes, a organizar los sectores y a disciplinar el trabajo. Además, se busca descentralizar decisiones políticas conformando un espacio institucional de decisión denominado Consejo Provincial Intersectorial, compuesto por representantes del Invico, como autoridad de aplicación; regiones municipales, ONG y otras entidades sin fines de lucro, como por ejemplo los pequeños productores (en caso de vivienda rural), adjudicatarios, inclusive adjudicados. Para el financiamiento se creará un Fondo Solidario de Producción del Hábitat, destinándose para ello un 2 por ciento del Presupuesto provincial. También se incluye la propuesta de constituir un Banco de Tierras administrado por el Invico.   Fuente: www.diarioellibertador.com.ar

 





COMPARTIR:

Comentarios