Jueves 29 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 29 de Febrero de 2024 y son las 23:14 -

23°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

10 de marzo de 2013

El Arzobispo cuestionó la falta de voluntad política para atender problemas de fondo

Durante una conferencia que brindó a agentes de la pastoral, Stanovnik habló de la fe y de la falta de políticas para resolver problemáticas sociales. “¿Por qué el potencial religioso y cultural del alma correntina tiene un impacto tan pobre en la administración del bien común?”, reflexionó el prelado.

 

Dios: relato y misterio fue el nombre de la conferencia que brindó ayer el arzobispo de Corrientes monseñor Andrés Stanovnik ante los fieles multiplicadores de la palabra de la Iglesia local. Así el salón auditorio del Hogar Escuela estuvo colmado de sacerdotes, catequistas, diáconos, docentes católicos y demás agentes pastorales. En la ocasión el conductor de la feligresía correntina hizo foco en las doctrinas de la fe y en la necesidad de reforzar sus contenidos. También presentó el cuadernillo “Análisis y Reflexión acerca de algunos puntos principales del proyecto de reforma del Código Civil y Comercial”, elaborado por educadores católicos donde plantean los principales puntos que preocupan a la Iglesia en torno a la iniciativa impulsada por el Ejecutivo Nacional. El prelado, a su vez, dedicó unos párrafos a reflexionar, con impronta social, sobre las condiciones de vida de la población y el ejercicio del poder público y las amenazas contra la fe cristiana. “Para reanimar la fe, es necesario identificar las amenazas que la debilitan y fortalecerla de nuevo con los nutrientes que le son propios”, expresó. “La vida de fe no se agota en las expresiones de piedad individual o colectiva. Esas manifestaciones deben impregnar con entusiasmo el testimonio cotidiano de los católicos”, añadió.  “¿Por qué el enorme potencial religioso y cultural que posee el alma correntina tiene un impacto tan pobre en la administración del bien común?”, cuestionó el prelado. “¿Por qué el ejercicio del poder público no enfrenta con decisión y establece políticas claras y consensuadas sobre temas que son básicos para el desarrollo integral de un pueblo como son la educación, la familia, el trabajo digno y la salud?”, preguntó el Arzobispo a modo de reflexión. “¿Cuáles son los principales impedimentos que convierten el ejercicio de la política en un círculo vicioso donde el poder se alimenta del poder? ¿Por qué tenemos que sorprendernos del progreso que vemos en nuestros vecinos, a escasos metros luego de trasponer los límites que dan hacia el norte o hacia el sur del territorio provincial?”, volvió a cuestionar el conductor de la feligresía correntina. “El grave deterioro que se observa en la cultura de la familia y en la cultura del trabajo nos coloca cada vez en mayores desventajas tanto para un progreso material como espiritual de nuestra población”, aseguró monseñor Andrés.  “Hay un número muy alto de jóvenes que ni estudian ni trabajan. Obviamente, no es cuestión de cantidad, pero el aumento numérico y progresivo debería alarmarnos y llevar a medidas extraordinarias para revertir la situación. De ello solo se debate en algunos medios, pero a decir verdad se estaría aún muy lejos de una real voluntad política que se disponga a enfrentar el problema y darle una solución adecuada de fondo”, sostuvo. “La Iglesia no posee fórmulas para resolver los problemas técnicos de la economía y de la política. Eso les corresponde a los hombres que están en la función pública. Sin embargo, la Iglesia alienta y promueve a los fieles laicos para que se comprometan en esos campos, porque tiene la profunda convicción de que su enseñanza sobre la convivencia justa, fraterna y solidaria entre los hombres, brinda un aporte insustituible para el bienestar de todos los ciudadanos”, expresó el Arzobispo. “Lo afirmó con mucha claridad el Papa Benedicto XVI: ‘La Iglesia no es y no pretende ser un agente político. Al mismo tiempo, tiene un profundo interés en el bien de la comunidad política, cuya alma es la justicia’”, parafraseó Stanovnik. “Pero en ese sentido, recordó que para todo creyente, también para los fieles laicos que asumen compromisos en el orden civil y en el campo de la política, que la verdadera fuerza para afrontar los deberes y responsabilidades se encuentra en el ‘alimento de la Palabra y del Cuerpo de Cristo y en la adoración eucarística’. No hay otro alimento que pueda fortalecer y sostener en el tiempo la coherencia del militante cristiano”, dijo.    Fuente: www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios