PROVINCIALES

14 de febrero de 2019

Al menos 50 mil personas acuden a los comedores comunitarios de la provincia

La mitad recibe asistencia en la Capital y el resto en el interior. Son 400 los espacios que dependen del estado provincial.

La pobreza y la falta de empleo empuja a las familias más vulnerables a recurrir a los comedores comunitarios por un plato de alimento. En Corrientes, al menos 50 mil personas concurren a estos espacios solidarios, la mitad de ellos en la ciudad capital y el resto en las localidades del interior. En todo el territorio provincial existen 400 comedores oficiales que dependen del Ministerio de Desarrollo Social. De estos, 200 están en la ciudad de Corrientes y otros 200 en distintas localidades del interior. A esos se suman otros 40 que trabajan con la solidaridad de instituciones y particulares en los barrios capitalinos. “Tuvimos aumento de personas en algunos comedores el año pasado, y debimos aumentar las raciones. En el barrio Esperanza, se asiste a unas 400 personas a diario. En otros barrios hay entre 100 y 120 asistentes. En total, en Capital se da de comer a 25 mil personas. Y en la provincia, son alrededor de 50 mil personas que reciben almuerzo o merienda, dependiendo del establecimiento”, detalló el director de Seguridad Alimentaria, Lucas Carballo, en declaraciones a LT7. Si bien los asistentes son de todas las edades, hay casos de madres jóvenes que van con sus hijos, o familias que no llegan a fin de mes y acuden a los comedores para solventar esa carencia. Con respecto al presupuesto destinado a cada comedor, Carballo indicó que no se basan en montos económicos sino en alimentos. “Si se define que un comedor requiere 20 kilos de carne por mes, se lo presupuesta así para todo el año”, puso como ejemplo e indicó que eso no cambia, a lo sumo se aumenta si es necesario. Hay alrededor de 600 becarios que trabajan en los comedores y merenderos en Capital y reciben productos deshidratados y frescos. Además, hay 30 inspectores que realizan relevamientos permanentes para controlar su funcionamiento. Entre los 200 comedores que están bajo la asistencia de Desarrollo Social, hay algunos que son oficiales y otros que están a cargo de organizaciones sociales, como Barrios de Pie, Barrios Unidos, CCC, entre otros. En medio de la crisis económica que golpea más fuerte a quienes menos tienen, estos espacios solidarios se abren para suplir esa carencia. En ese sentido, el Arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, había señalado a este medio a fines del año pasado que “los comedores son los que ayudan a aguantar para que esto no estalle”, destacando la labor no solo de Cáritas en ese sentido, sino también el de las organizaciones sociales y otras confesiones cristianas. La mayoría de las familias que recurren a los comedores son aquellas que se han quedado sin un ingreso mínimo con el que contaban. El mismo era resultado del trabajo precario que realizaban, pero que ya no lo tienen. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios