PROVINCIALES

31 de enero de 2019

Iniciaron investigación por el sabotaje a millonario equipo

Las sospechas se cierran sobre el personal del Hospital Escuela. También deberá comprarse un transformador de $400 mil para ese aparato.

Está en marcha la investigación para identificar al o los responsables del atentado en el Hospital Escuela “General San Martín” por el daño a un costosísimo microscopio de neurocirugía que fue adquirido hace dos años. “Se llegará hasta las últimas consecuencias”, señaló al respecto el ministro de Salud de la Provincia, Ricardo Cardozo. La División de Delitos Complejos de la Policía realizó una inspección en el quirófano y solicitó los registros del personal que tuvo acceso al área desde el viernes y hasta el lunes pasado. Además, analizan las cintas de la cámara de seguridad, mientras que en el hospital se realizan sumarios. En la causa interviene el Juzgado de Instrucción Nº 5 y la investigación está a cargo de la fiscal de Instrucción Nº 5. “Ya está trabajando la Policía, se están analizando las cámaras. Hoy (por ayer) fue la abogada para comenzar las investigaciones a través de un sumario administrativo y vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”, dijo el titular de la cartera sanitaria provincial, Ricardo Cardozo. Con respecto al tiempo que demandará la reposición del aparato, señaló: “Dependemos de las opiniones de los técnicos. El transformador hay que comprarlo, sale 400 mil pesos. Hay que ver la parte óptica y la parte digital y solamente los proveedores y los técnicos van a saber decirnos cuánto tiempo vamos a demorar en arreglarlo, si es ‘arreglable’” El ministro consideró que “el Servicio de Neurología del Escuela es uno de los más importantes del Nordeste, probablemente el más importante y esto es una salvajada”. Agregó luego que el atentado “provocó no solamente un daño material y patrimonial a la Provincia, ya que es un elemento carísimo, que es plata de los correntinos, y por otro lado está el daño sanitario, porque está impidiendo a los correntinos que necesitan poder utilizar el aparato”. Por su parte, el director del hospital, Salvador González Nadal, ratificó las sospechas de que el hecho fue cometido por personal del centro de salud. “Es una de las hipótesis que maneja la Policía, nos preguntaron cómo nos manejamos en el lugar, el horario, las personas, el modo de funcionamiento, y creo que eso les puede ayudar. El comisario nos dijo que es obvio que el que hizo esto no es ajeno al lugar”, afirmó. “Los médicos estaban manejando un Audi 2017 y ahora tienen que manejar un Ford Falcon modelo 75”, dijo González Nadal al hacer una comparación entre el equipo que se utilizó hasta el viernes pasado, con el que están obligados a usar para atender las demandas de salud de los pacientes. El equipo dañado costó cerca de $5 millones.s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios