12 de diciembre de 2017

Detienen a dos sospechosos de crimen de mujer que fue asfixiada con crucifijo

Son dos hombres que estaban en la casa de la víctima, que había desaparecido el martes al mediodía. Buscan a una mujer.

Personal policial realizó un allanamiento en el que detuvieron a dos sospechosos en el marco de las investigaciones del crimen de la mujer hallada en el cementerio de la localidad de 9 de Julio. Según los reportes de las autoridades, el procedimiento fue realizado por efectivos de la Comisaría de 9 de Julio en la tarde del domingo en la casa de la víctima, Justa Valenzuela, de 86 años, en el barrio capitalino Colombia Granaderos. Allí encontraron afincados a dos sospechosos quienes manifestaron que compraron la casa a una mujer que en principio, sería una sobrina de la víctima. Se supo que los ocupantes de la propiedad ni siquiera sabían cómo se había realizado la transacción, por lo que su situación procesal empeora ya que la hipótesis más fuerte que manejan los investigadores es que quisieron quedarse con la casa de Valenzuela. Las pesquisas se orientan a buscar pruebas para poder determinar la responsabilidad de la sospechosa, que hasta el cierre de esta edición no había sido detenida ya que tendría una coartada firme. Lo llamativo del hecho es que únicamente se acercó a la Morgue Judicial un sobrino de la mujer, quien reconoció el cuerpo. También este hombre, de quien no trascendió su identidad, en su testimonio habría suministrado detalles de una supuesta venta de la casa de Valenzuela que se habría producido de manera ilegal. El hallazgo del cadáver se produjo cuando el encargado del camposanto realizaba una recorrida para detectar posibles irregularidades en el lugar. Cuando llegó a uno de los sectores más alejados de la entrada, notó la presencia de una mujer que aparentemente estaba sentada y recostada en una tumba. El hombre, al verla de lejos la saludó, pero al no recibir respuesta, se acercó a ella con la sospecha de que tenía un problema de salud. Contrariamente a lo que esperaba, encontró a la mujer muerta, ensangrentada con notorios signos de violencia y con excoriaciones en los brazos y piernas; y en la boca tenía un crucifijo de metal envuelto con una tela de arpillera. Las pericias indicaron que se detectaron marcas de neumáticos sobre el pasto de la antigua entrada al cementerio, por lo que hay indicios de que fue trasladada hasta el lugar en un automóvil y que varias personas están implicadas en el crimen.s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

COMPARTIR:

Comentarios