Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Como saldo de un tremendo suceso, un adolescente de 15 años fue salvajemente asesinado a cuchilladas por un albañil paraguayo de 47, quien lo agredió porque el pibe intentó robarle marihuana.

El ilícito se registró en la localidad bonaerense de General Pacheco, en el partido de Tigre, y las autoridades policiales lograron detener al responsable del terrible crimen.

Los voceros de los tribunales de San Isidro revelaron que el hecho se descubrió cuando los policías recepcionaron una denuncia al número telefónico de emergencias 911, la cual hacía referencia a una persona muerta, en el cruce de Junín y Arístides Sacristi, en el denominado Barrio Las Tunas, en el citado distrito.

Trascendió que de inmediato los servidores públicos arribaron al lugar, oportunidad en la que localizaron el cuerpo sin vida de la infortunada víctima, llamada Maximiliano, de 15 años, que presentaba una certera herida de arma blanca en la espalda, que le había atravesado el corazón.

Gracias a los datos obtenidos en esa zona, los pesquisas policiales destinados en la Delegación Departamental de Investigaciones de Tigre averiguaron que el occiso tenía antecedentes delictivos.

Procedimiento

Finalmente y tras realizar varias diligencias, los efectivos, apoyados por el personal de la comisaría de General Pacheco (2ª de Tigre) llevaron adelante un procedimiento en una finca situada en Junín al 700, en el mismo barrio, oportunidad en la apresaron al autor del asesinato, que resultó ser un albañil paraguayo, llamado Felipe, analfabeto y de 47 años.

Habitantes del humilde vecindario afirmaron que el malviviente acostumbraba a vender marihuana y, por tal motivo, estos investigadores consideran que el jovencito intentó apoderarse de la droga que comercializaba el brutal extranjero, quien decidió matar a cuchilladas a la víctima.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, Felipe había salido libre hacía menos de un año de la Unidad Penitenciaria Nº 41, ubicada en la localidad de Campana, en el norte del conurbano provincial, donde se asegura que estuvo apresado por vender estupefacientes.

Al revisar la vivienda del sospechoso, los policías incautaron una escopeta tumbera azul (calibre 16) y 2 grandes cuchillos (provistos de hojas de 17 y 18 centímetros de longitud).

En el inmueble, al momento del procedimiento, se hallaba un hermano del criminal, que también es un albañil paraguayo analfabeto, de 47 años, y que pretendió agredir a puntazos a esos uniformados, hasta que acabó reducido por el personal policial.

Intervinieron en esta causa, que fue caratulada "Homicidio", Jorge Strauss, fiscal de la Unidad Funcional de General Pacheco, y el doctor Orlando Abel Díaz, magistrado de Garantías Nº 2 del departamento judicial de San Isidro.