Consultoras elevan al alza proyección anual y ven techo de 35%. Alerta entre las empresas

La inflación de agosto tiene un piso del 3% y un techo del 4% ante la presión que sufrirá cuando se apliquen los aumentos en rubros de energía, transporte público, naftas, subte y prepagas. Ayer YPF, la petrolera líder del mercado, remarcó sus precios en un promedio del 5% en todo el país, y se espera que sus competidoras sigan ese camino con techo del 7%. De este modo, economistas corrigieron sus proyecciones de inflación, que podría llegar al 35% para todo el 2018.

El escenario de incrementos de precios en insumos primarios para la población puso en alerta a los empresarios, que no sólo se lamentaron por la pérdida de poder adquisitivo que golpe al disminuido mercado interno sino que además tendrán un efecto a mediano plazo sobre los importes logísticos, administrativos y otras variables que son parte de la estructura de costos de la producción local.

La semana pasada, el Ministerio de Energía anunció un aumento de la electricidad en torno del 22% para el consumo domiciliario. Las prepagas también pegaron un salto del 7,5%, mientras que el costo del pasaje del transporte público será del 10%, pero crecerá hasta el 30% en octubre. Mientras que los subtes porteños subieron 67%,

"Hay muchos aumentos de precios regulados que van a impactar en el índice de inflación de agosto, y que serán motores de un incremento muy importante de entre el 3,5% y 4% en agosto", afirmó el economista y asesor de empresas Mariano Kestelboim, quien agregó que los incrementos corrigieron la proyección anual, "que ahora está en 35%" al sostener que además "hay otras subas que todavía no se han acomodado y que tienen que hacerlo después de la brusca devaluación".

De acuerdo al análisis de escenario, la inflación mayorista de los primeros meses del año estuvo por encima del 40%, lo que va a disparar un mayor reacomodamiento de precios a nivel minorista que van a implicar que el IPC en los próximos meses vaya reflejando esos aumentos de precios.

"El traslado del precios mayoristas no va a ser total. Hasta junio, el minorista aumentó 16% y el mayorista 30,3%. Esa diferencia es excesivamente grande. Sin embargo va a haber un recorte a partir de que el mayorista se va a estabilizar y el minorista va a aumentar mucho más, pero no va a alcanzarlo porque siempre que es un año de devaluación, el mayorista sube más que el minorista pero no puede haber una diferencia tan grande", destacó Kestelboim.

Los economistas coincidieron con la advertencia de los empresarios industriales y mercantiles, quienes habían señalado que aún "falta un reacomodamiento general" del impacto de los aumentos y de la devaluación. "Los que no pudieron remarcar hoy, más tarde o más temprano lo van a hacer", afirmó Kestelboim, que aportó que la suba de los últimos doce meses es del 44,1% en el mercado mayorista.

Por su parte, Federico Furiase, de la consultora Eco/Go, sostuvo que el análisis les mostró un "impacto directo de 1,4 puntos en el relevamiento de precios por suba en naftas, electricidad, prepagas y transporte y arrastre de alimentos de 1,1% que dejó julio", por lo que estimó una inflación en torno a 3% en agosto. "Y con expectativas de inflación aún corrigiendo al alza para 2018 y ritmo de inflación bien por arriba del sendero consistente con las metas acordadas con el Fondo, no hay margen para que el BCRA relaje el sesgo contractivo de la política monetaria sin perder credibilidad, es decir sin riesgo de presionar en el tiempo de cambio", afirmó Furiase.

Este escenario llevó a Eco/Go a modificar las estimaciones y subió de "30,5% a 31,5% la proyección de inflación anual a diciembre consistente con un ritmo mensual promedio en torno a 1,72% desde septiembre a diciembre y un dólar de $30 a fin de año".

En la misma línea, Fausto Spotorno, de OJ Ferreres, estima un impacto de un punto por los aumentos de naftas, prepagas, energía y transporte, y sube a 3% la previsiòn para el IPC mensual.

Fuente:www.baenegocios.com

Compartir

Comentarios