23 de junio de 2016

Situación carcelaria: “Todavía existe la tortura en las prisiones”

La defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, visitó Corrientes y reflexionó sobre el trato de los reos en la sociedad.

La de­fen­so­ra ge­ne­ral de la Na­ción, Ste­lla Ma­ris Mar­tí­nez, vi­si­tó la ciu­dad de Co­rrien­tes y ha­bló con épo­ca so­bre la cam­pa­ña de di­fu­sión de las “Re­glas Man­de­la”, que con­sis­te en un con­jun­to de pau­tas mí­ni­mas pa­ra el tra­ta­mien­to de re­clu­sos.

La fun­cio­na­ria es­tu­vo en la ca­pi­tal co­rren­ti­na, don­de man­tu­vo una reu­nión con sus pa­res de los juz­ga­dos fe­de­ra­les du­ran­te la tar­de de ayer. Tras la fi­na­li­za­ción de di­cho en­cuen­tro fue en­tre­vis­ta­da por épo­ca, pa­ra co­no­cer las ac­cio­nes de pro­mo­ción que se de­sa­rro­lla des­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la Na­ción en ma­te­ria de pro­tec­ción de de­re­chos.
En­tre es­tas ac­cio­nes se en­cuen­tra la di­fu­sión de las “Re­glas Man­de­la”, las que con­sis­ten en un con­jun­to de nor­mas adop­ta­das por las Na­cio­nes Uni­das re­fe­ri­das al tra­ta­mien­to de per­so­nas pri­va­das de su li­ber­tad. La ONU hi­zo pro­pia las le­yes en 1955, las cua­les se ba­san en los re­cien­tes avan­ces de la cien­cia pe­ni­ten­cia­ria pa­ra me­jo­rar el tra­ta­mien­to de la po­bla­ción car­ce­la­ria co­mo for­ma de erra­di­car la vio­len­cia so­cial.
En ese sen­ti­do, Mar­tí­nez es­ti­mó que la si­tua­ción de nues­tro pa­ís en com­pa­ra­ción con otros es bue­na, ya que “se ha­ce un gran es­fuer­zo pa­ra en­ca­mi­nar la si­tua­ción en los pe­na­les”. Sin em­bar­go, de­pen­dien­do del lu­gar, el pa­no­ra­ma no es tan alen­ta­dor por­que “to­da­vía se tor­tu­ra a los pre­sos en al­gu­nas cár­ce­les”. Pa­ra la De­fen­so­ra de la Na­ción, se de­be or­ga­ni­zar el tra­ba­jo es­ta­tal con la in­ten­ción de ali­viar la su­per­po­bla­ción de re­os en las uni­da­des pe­ni­ten­cia­rias. En ese sen­ti­do ana­li­zó va­rias al­ter­na­ti­vas, las que se re­fie­ren a que las cár­ce­les só­lo alo­jen a de­lin­cuen­tes que ha­yan co­me­ti­do crí­me­nes vio­len­tos y que re­pre­sen­ten gran pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad. Pa­ra el res­to de los cri­mi­na­les la al­ter­na­ti­va es­ta­ría en me­jo­rar los me­ca­nis­mos de con­trol: “un ejem­plo de es­to se­ría el uso de las pul­se­ras elec­tró­ni­cas, con las cua­les la per­so­na de­be mo­ver­se só­lo por una zo­na per­mi­ti­da por la Jus­ti­cia”. Si bien en otros pa­í­ses el sis­te­ma es usa­do ya con nor­ma­li­dad, Mar­tí­nez con­tó que en Ar­gen­ti­na exis­te co­mo pro­yec­to pi­lo­to.

PULSERAS ELECTRÓNICAS, PROYECTO PILOTO EN EL PAÍS.

PULSERAS ELECTRÓNICAS, PROYECTO PILOTO EN EL PAÍS.

Otra op­ción que fue co­men­ta­da por la mu­jer fue un cam­bio en los re­gí­me­nes de en­cie­rro. Con­cre­ta­men­te apun­tó a la “pri­sión de no­che”, que con­sis­te en que los de­lin­cuen­tes de po­ca mon­ta pue­dan sa­lir du­ran­te la ma­ña­na pa­ra re­a­li­zar al­gún ofi­cio mien­tras que en ho­ras noc­tur­nas per­ma­nez­can tras las re­jas. “Se tra­ta de or­ga­ni­zar el Es­ta­do pa­ra la me­jo­rar las con­di­cio­nes del pre­so y fa­vo­re­cer a la rein­ser­ción”, ma­ni­fes­tó e in­di­có que el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio en es­te es­que­ma re­sul­ta de vi­tal im­por­tan­cia.
La re­so­lu­ción de con­flic­tos den­tro de la cár­cel fue otro pun­to des­ta­ca­do por la De­fen­so­ra de Na­ción, ya que es­ti­mó que en mu­chos ca­sos el pe­nal sir­ve pa­ra acre­cen­tar el ni­vel de vio­len­cia y re­sen­ti­mien­to del pre­so. “Pa­ra es­to se pue­de uti­li­zar me­dia­do­res, pa­ra que se lle­gue a una so­lu­ción de los pro­ble­mas den­tro del pe­nal, sin que se lle­gue a la vio­len­cia”.

Pre­ve­nir an­tes que cu­rar
De­ba­tes si­mi­la­res a los plan­te­a­dos por la en­tre­vis­ta­da apun­tan a la cre­a­ción de más uni­da­des pe­ni­ten­cia­rias, pa­ra ali­viar la su­per­po­bla­ción car­ce­la­ria. Sin em­bar­go, Mar­tí­nez con­si­de­ró que eso no tra­e­rá una so­lu­ción re­al.
En ese sen­ti­do ana­li­zó de que no só­lo se tra­ta de me­jo­rar la si­tua­ción del pre­so y evi­tar ca­sos de vio­len­cia si­no que tam­bién de­be bus­car­se que la per­so­na no lle­gue a la de­lin­cuen­cia co­mo es­ti­lo de vi­da. “En mu­chos ca­sos, el de­lin­cuen­te no ob­tie­ne un gran be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y ha lle­ga­do a de­lin­quir por una si­tua­ción de ex­clu­sión que co­mien­za des­de el ho­gar, es allí don­de tie­ne que in­ter­ve­nir el Es­ta­do pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes de es­ta na­tu­ra­le­za. Hay que in­gre­sar a esos ho­ga­res mar­gi­na­les y evi­tar que ha­ya un chi­co en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial”.

Vol­ver a la so­cie­dad
Otro pro­ble­ma se­ña­la­do fue la si­tua­ción de los ex pre­si­dia­rios, quie­nes no pue­den con­se­guir tra­ba­jo una vez li­bres. “El Es­ta­do en es­te sen­ti­do de­be dar el ejem­plo fi­jan­do cu­pos pa­ra es­tas per­so­nas en dis­tin­tas áre­as y que no se ve­an obli­ga­dos a vol­ver a la de­lin­cuen­cia”.

Pe­ni­ten­cia­rios
Co­mo úl­ti­mo pun­to, in­di­có que de­be me­jo­rar­se la for­ma­ción del per­so­nal que tra­ba­ja en las cár­ce­les, ade­más de sus sa­la­rios, con el fin de me­jo­rar su de­sem­pe­ño pro­fe­sio­nal.

Fuente:diarioepoca.com

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios